Recuerdan momentos cruciales de su fundación

Filosóficas celebra 50 años con simposio internacional

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El Centro de Estudios Filosóficos, antecedente inmediato de la entidad

Leonardo Huerta, 16 de noviembre de 2017

Hace medio siglo, el Centro de Estudios Filosóficos se convirtió en el Instituto de Investigaciones Filosóficas, y para festejarlo se celebró durante tres días el XXV Simposio Internacional de Filosofía, en el que participó la mayor parte de la comunidad del Instituto e invitados de universidades extranjeras.

“Esta es una reunión diferente a las que se hicieron en los últimos tiempos, pues no es un congreso temático de un grupo o de un proyecto, sino uno de todo el Instituto”, dijo Carlos Pereda, durante la inauguración. “Además, es un simposio especial porque se trata de un congreso de celebración”.

Según un viejo proverbio, “hay que festejar las fiestas cuando caen. Creo que en esa sentencia hay una profunda verdad: hay que celebrarlas porque los rituales ayudan a hacer comunidad, y yo creo que un instituto no es sólo un conjunto de investigadores sino también una colectividad. Por eso me parece muy bien que este congreso se haya hecho como homenaje a nuestra comunidad”, finalizó el investigador emérito de Investigaciones Filosóficas.

Como parte del festejo se realizó la Feria del Libro Filosófico. Foto: Francisco Parra.

En la calle de Allende

Pedro Stepanenko, su actual director, hizo un breve repaso de la historia de esta instancia universitaria. “Eduardo García Máynez recordó que a finales de agosto o principios de septiembre de 1940, como titular de la Facultad de Filosofía y Letras, cuando estaba en el edificio de Mascarones, se reunió con un grupo de profesores de filosofía en un restaurante de la calle de Allende, en el centro de la ciudad. Ahí decidieron fundar una agrupación a la que llamarían Centro de Estudios Filosóficos, para discutir periódicamente textos de filosofía”.

En las primeras reuniones –que deben ser consideradas como el antecedente del Seminario de Investigadores– se presentaron trabajos de Eduardo Nicol, Joaquín Xirau y José Gaos, y varios proyectos editoriales se fueron asociando a la agrupación, como la Revista de Filosofía y Letras.

“En febrero de 1945, en una de las sesiones del Consejo Universitario en la que se aprobó el estatuto general de nuestra Universidad, García Máynez propuso la creación del Centro como entidad autónoma.”

La segunda mitad de la década de los 50 fue un periodo crucial para la conformación del Instituto, dijo Stepanenko. “En 1959 se crearon las dos principales colecciones de libros, que siguen funcionando: Filosofía Contemporánea y Cuadernos”.

Otro tiempo clave, que puede considerarse como de consolidación, inició en 1967, año en el que el Centro de Estudios Filosóficos pasó a ser el Instituto de Investigaciones Filosóficas.

Ese mismo año se fomentó desde la dirección una orientación filosófica que aún predomina y que ha sido emblemática en México y en el Instituto, dijo Stepanenko: la filosofía analítica. Fernando Salmerón, en la dirección, y Alejandro Rossi, en la secretaría académica, impulsaron un tipo de filosofía que contara con cierto rigor filosófico metodológico y con la cual se pudiera propiciar la colaboración con otras áreas del conocimiento.

“Lo más importante fue la aparición de la revista Crítica, también en 1967; por sugerencia de su actual director, Alessandro Torza, sacamos este año una reimpresión conmemorativa.”

TRES HOMENAJES

Dentro de los festejos se homenajeó a tres universitarios que fueron muy importantes en el desarrollo del Instituto.

León Olivé fue el creador del Posgrado de Filosofía de la Ciencia. También amplió considerablemente el Instituto, lo hizo más plural.

Ramón Xirau fue una persona muy querida, un gran profesor de muchas generaciones, sobre todo de miles de preparatorianos gracias a su Introducción a la historia de la filosofía (1964). “Además, fue un gran poeta”.

Y Fernando Salmerón fue primordial en la consolidación de la entidad. Le tocó estar en 1967, en la transformación del centro en instituto, y en la nueva orientación hacia la filosofía analítica.