Historia y etnohistoria

Obtiene alumna Premio INAH 2017

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Sara Isabel García Juárez fue reconocida por su tesis de licenciatura “La historia de Piedras Negras a través de sus inscripciones jeroglíficas: auge y ocaso del linaje de las tortugas”

Laura Romero, 04 de diciembre de 2017

Sara Isabel García Juárez, alumna de la maestría en Estudios Mesoamericanos, obtuvo el Premio INAH 2017 Francisco Javier Clavijero, en el área de Historia y Etnohistoria, por su tesis de licenciatura “La historia de Piedras Negras a través de sus inscripciones jeroglíficas: auge y ocaso del linaje de las tortugas”.

En su trabajo monumental –en dos tomos y 793 páginas– la joven examinó la segunda mitad de la historia dinástica de esa antigua ciudad maya guatemalteca, ubicada al otro lado del río Usumacinta, muy cerca de Tabasco, de difícil acceso y hoy poco visitada.

De notable inteligencia, Sara es un caso excepcional porque los estudios epigráficos han estado dominados por varones. Ella, además, ha vencido su debilidad auditiva (en ambos oídos usa aparatos para escuchar).

Como parte de su investigación para obtener el título de licenciada en Historia por la Facultad de Filosofía y Letras, palpó el complejo matiz de la interacción de esa ciudad (tan magnífica como Palenque) con otras localidades, y descubrió la fecha de entierro de un gobernante: K‘inich Yo‘nal Ahk II; además, propuso una manera más didáctica de leer las inscripciones mayas.

Ahora, como estudiante de posgrado, continúa sus indagaciones para reconstruir la primera parte de la historia dinástica de Piedras Negras, llamada Yokib’ (“entrada”) por sus constructores, en el Clásico Temprano. Para ello, la alumna de tercer semestre solicitó una práctica de investigación en el University of Pennsylvania Museum of Archaeology and Anthropology, en la ciudad de Filadelfia, Estados Unidos, donde consultó los documentos de las excavaciones del sitio que se realizaron de 1931 a 1939. “Fue muy revelador. Encontré fotos, notas de campo de los arqueólogos, dibujos de las inscripciones, de las estelas in situ, información muy importante”, relató.

Hace unos días, el ensayo Yokib’ chan ch’e’en, el Cielo y el Pozo de Yokib’: historia sagrada y espacios primordiales de Piedras Negras, le valió otro reconocimiento: la mención honorífica del Premio Palenque 2017 que otorga el propio INAH.

Libertad de investigación

En la ceremonia de entrega de los premios INAH 2017, Hernán Salas, del Instituto de Investigaciones Antropológicas, en representación del jurado, dijo que ese acto reafirma la importancia de la libertad de investigación y del ejercicio profesional.

En el Auditorio Jaime Torres Bodet del Museo Nacional de Antropología, Blas Román Castellón Huerta, en nombre de los ganadores, expuso que estos galardones son los más prestigiados en las disciplinas antropológicas, la historia y la conservación, la restauración y museografía.

Diego Prieto Hernández, director general del INAH, recordó que este certamen, establecido en 1969, fue suspendido durante 15 años hasta que en 1985 Enrique Florescano retomó su entrega anual para incentivar las diferentes materias que ocupan al Instituto. Hoy, los premios INAH se han convertido en una relevante tradición académica.