Se desarrolló originalmente contra cáncer cervicouterino

Fármaco antitumoral posee potencial para tratar otras neoplasias

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Funciona también para combatir el linfoma cutáneo de células T y el síndrome mielodisplásico

Rafael López, 11 de diciembre de 2017

Un estudio en el que se demostró que el fármaco Transkrip®, originalmente desarrollado para combatir el cáncer cervicouterino, también funciona contra el linfoma cutáneo de células T, fue reconocido el pasado octubre con el Premio Canifarma (Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica) 2017, en la categoría de investigación clínica.

El protocolo de investigación, concebido por Alfonso Dueñas González, del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm), y realizado en el Instituto Nacional de Cancerología (INCan) con la conducción de Ramiro Espinoza, consistió en tratar a 14 enfermos con este tipo de linfoma cutáneo; 10 de ellos sanaron completamente.

El cáncer en cuestión se considera un padecimiento raro. Se caracteriza por prurito (comezón) severo y lesiones con frecuencia ulceradas que llegan a afectar toda la superficie corporal.

El cáncer de piel se considera un padecimiento raro.

“Logramos captar 14 pacientes en un periodo de dos años, lo cual es una cifra alta para una enfermedad rara”, señaló Dueñas González, quien también encabezó al grupo de científicos del IIBm y el INCan que desarrolló Transkrip® hace varios años.

Dicho medicamento es una combinación de hidralazina y valproato, sustancias usadas como antitumorales sin que se hayan reportado efectos colaterales hasta la fecha.

Los estudios clínicos, agregó el experto, demostraron que Transkrip® posee un gran potencial para tratar otras neoplasias; por ejemplo, el síndrome mielodisplásico.

“La mitad de los pacientes que tienen este síndrome que recibieron un tratamiento con Transkrip® ha tenido una respuesta completa.”

En México se reportan cerca de ocho mil nuevos casos de linfomas al año (un cáncer del sistema linfoide); de esta cifra, cerca de 15 por ciento corresponde al linfoma de Hodgkin y el restante 85 por ciento al linfoma no Hodgkin. De este 85 por ciento, uno por ciento es linfoma cutáneo de células T.

“Ahora bien, hemos generado información que permite suponer que Transkrip® podría tener un efecto antitumoral muy importante en las personas con linfoma no Hodgkin de células B, que es el más común, por lo que se planea hacer análisis clínicos con este fármaco en esa población”, afirmó el investigador.

Es decir, de acuerdo con los recientes estudios efectuados en el Laboratorio de la Unidad Periférica de la UNAM en el INCan y apoyados con información de la bibliografía médico-científica disponible, este medicamento podría ser efectivo contra todos los tipos de linfoma.

Sin embargo, advirtió, hasta ahora el grupo de especialistas no ha podido concluir los protocolos de investigación.

Medicamento asequible

Actualmente, las opciones terapéuticas más socorridas para el linfoma cutáneo de células T son la quimio y radioterapia; no obstante, distan mucho de ser eficaces.

El único medicamento de la misma efectividad que Transkrip® lo desarrollan y comercializan empresas extranjeras, y aunque puede adquirirse en México, cuesta más de 80 mil pesos al mes; así, sólo cinco por ciento de los pacientes tienen la capacidad económica para adquirirlo. “Ésta, su eficacia y los pocos efectos colaterales, son las razones más poderosas para contar con fármacos asequibles, como el Transkrip®”, dijo Dueñas.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la tasa de mortalidad en México es de 500 personas por cada cien mil al año. Las primeras causas en el país son las enfermedades cardiovasculares y la diabetes: por ellas mueren cerca de cien personas, más o menos, por cada cien mil. Con respecto al cáncer en general, casi 68 fallecen por cada cien mil. De ahí la relevancia de alentar la investigación clínica para atender las necesidades terapéuticas de la población.

“El reconocimiento a Transkrip® por parte de la Canifarma es consecuente con el valor del estudio clínico de un fármaco desarrollado completamente en México por instituciones públicas. Se inscribe en el compromiso de las autoridades para fomentar la investigación clínica y el acompañamiento a los científicos para el registro y comercialización de productos innovadores.”

En la edición del Premio Canifarma 2017 se presentaron unos cien trabajos; 70 por ciento compitieron en la categoría de investigación básica; cerca de 20 por ciento en la de investigación tecnológica; y únicamente 10 por ciento en la de investigación clínica.

El equipo de colaboradores de Dueñas González volverá a someter el fármaco a la autoridad sanitaria (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios) para obtener su registro y de esa manera comercializarlo cuanto antes, pero ahora con la indicación ya mencionada, es decir, contra el linfoma cutáneo de células T.

“Será una nueva oportunidad para revalorar la importancia de los productos médicos nacionales que requieren los pacientes”, finalizó el especialista.

De izquierda a derecha: Células normales, células tumorales y cáncer maligno.

PREMIO ANTERIOR

Foto: Francisco Parra.

Alfonso Dueñas González, del Instituto de Investigaciones Biomédicas, ya había recibido el Premio Canifarma en 2007.

Lo obtuvo en el área de investigación clínica, por su trabajo sobre la terapia epigénica (cambios reversibles de ADN) del cáncer –padecimiento que, según comentó entonces, registraba cada año más de cien mil nuevos casos y causaba cerca de 60 mil muertes en el país–, y la obtención del en aquel tiempo nuevo medicamento: Transkrip r/l.

En los últimos años, afirmaba, el tratamiento contra este mal ha evolucionado rápidamente debido al descubrimiento de los mecanismos moleculares que le dan origen. De ello se derivan los llamados medicamentos dirigidos contra blancos moleculares. Su grupo demostraba que un fármaco antihipertensivo, la hidralazina, es un inhibidor de la metilación del ADN capaz de activar genes supresores silenciados en el cáncer.

Asimismo, desarrollaba a nivel preclínico y clínico la combinación de ese agente con otro, valproato de magnesio -usado contra la epilepsia e inhibidor de las desacetilasas de histonas-, dando como resultado el Transkrip r/l, con un costo asequible a la población. Los resultados, comentaba, son alentadores, pues en estudios fase II ha mostrado eficacia terapéutica en pacientes con cáncer de cérvix, mama, pulmón, ovario y otros, sin efectos colaterales serios al usarse con quimio o radioterapia.