Imaginario Matemático, nueva sala

Universum, 25 años divulgando ciencia

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Se ha consolidado como un puente creativo e innovador entre el quehacer científico y sus miles de visitantes

Patricia López, 11 de diciembre de 2017

El primer museo de ciencias del país se pensó, conceptualizó, diseñó y construyó en la UNAM. Desde hace 25 años, Universum se ha consolidado como un puente creativo e innovador entre la ciencia y la sociedad civil, entre el quehacer científico y los miles de visitantes en los que despierta desde asombro hasta vocaciones.

Científicos, divulgadores, ingenieros, educadores, museógrafos, diseñadores, arquitectos, creadores y otros especialistas participaron en el proyecto de vanguardia con el que cerró el primer periodo del rectorado de José Sarukhán el 12 de diciembre de 1992.

Foto: Fernando Velázquez.

Rigor desde el concepto

“Constituyó, en su momento, un modelo muy claro de un museo de ciencias universitario, desde el desarrollo de las ideas, la fabricación de los equipamientos y la construcción de las exposiciones. Todos los que participamos estábamos vinculados con la UNAM”, evocó el exrector responsable de convertir en realidad el proyecto.

En el teatro de Universum, Sarukhán destacó que en la Universidad “se pudo enseñar que podemos concebir y echar a andar cosas de este tamaño y complejidad con una calidad que no le pide nada a nadie, y podemos hacerlas aquí mismo”.

Celebró que el recinto se haya mantenido hasta ahora, que esté tomando un nuevo aliento y que la UNAM tenga un elemento de educación de la ciencia de primer orden para chicos y jóvenes que aún no llegan a la universidad.

Otro de los artífices, el investigador emérito del Instituto de Física Jorge Flores Valdés, primer director de la ahora Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC), narró la aventura que implicó convertir el viejo edificio de grandes oficinas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología en la casa del museo.

Por su parte, Gabriela Guzzy Arredondo, actual directora del recinto, comentó que Universum ha tenido mucha influencia en México para la creación de otros sitios de su tipo en el país. Señaló que ahora el de las ciencias de la UNAM se está preparando de cara al siglo XXI.

César Domínguez, titular de la DGDC, dijo que hoy el museo está montado “sobre hombros de gigantes; las cosas se han hecho bien, pero tenemos la tarea de hacerlas mejor. Universum deberá evolucionar y adaptarse a las demandas del siglo XXI, a las necesidades de un público cada vez más exigente y hacerlo sin renunciar a su tarea sustantiva”.

Por su parte, William Lee Alardín, coordinador de la Investigación Científica, destacó que cuando era niño no había espacios como éste, en donde los chicos pueden acercarse a la ciencia. Festejó que ahí, la divulgación se haga transmitiendo toda la complejidad de la ciencia, sin tratar de simplificar.

Reapertura

Para cerrar la conmemoración, se reabrió en el primer piso la sala Imaginario Matemático, un espacio renovado que conserva el estético Mosaico de Penrose y el Nautilus, pero integra variados equipamientos interactivos, caleidoscopios y esculturas.

Sumando los 25 años de Universum y los 75 que celebra el Instituto de Matemáticas, el titular de esa entidad, José Antonio Seade Kuri, dijo que todos sabemos cuán necesaria es la ciencia para tener un desarrollo tecnológico sustentable que conlleve una mejoría de vida real en nuestra sociedad. “Sin ciencia no hay tecnología”, afirmó.

Explicó que esta sala es la exposición de una cuidadosa selección de conceptos matemáticos por medio de esculturas, dispositivos interactivos e imágenes, dirigidas a un público general. En ella convergen también piezas de arte contemporáneo y simulaciones matemáticas muy precisas, para provocar una experiencia sorprendente, interesante y placentera.

“En su repertorio encontraremos algunas ideas matemáticas importantes como la forma, las ecuaciones, el movimiento y la geometría”, concluyó.

BOLETO CONMEMORATIVO

Con motivo de los 25 años del museo, se develó un boleto conmemorativo del Sistema de Transporte Colectivo Metro, y se entregaron los primeros cien a César Domínguez. Jorge Javier Jiménez Alcaraz, subdirector del Metro, celebró el trabajo conjunto con la UNAM y destacó proyectos innovadores como el Túnel de la Ciencia en la estación La Raza y la próxima pantalla para divulgación científica que habrá en la estación Universidad.