La UNAM, contra la política antimexicana de Donald Trump

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Emitió la declaración La UNAM por México, entre otras acciones

18 de enero de 2018

Este sábado se cumple el primer año de gobierno de Donald Trump, lapso durante el cual su gobierno se caracterizó por medidas contra los residentes y migrantes mexicanos en Estados Unidos rechazadas en el mundo.

Ante esta situación, la Universidad Nacional realizó diversas acciones en defensa de los connacionales y en contra de esa política xenofóbica.

Debido a los amagos iniciales del presidente estadunidense de cancelar el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), esta casa de estudios efectuó un plan de acción con siete estrategias para apoyar a jóvenes mexicanos (dreamers) con posibilidades de ser deportados y a quienes se garantizaría que pudieran continuar con sus estudios en universidades y escuelas mexicanas.

El rector Enrique Graue Wiechers, los directores de facultades, escuelas, institutos, centros, programas y coordinaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México emitieron la declaración La UNAM por México, para superar la emergencia causada por las medidas dictadas por Donald Trump, mediante la unidad de los mexicanos.

La Universidad recibió el apoyo de la Asociación de Universidades Públicas de Estados Unidos, en contra de las nuevas políticas migratorias; de la Unión de Universidades de América Latina y el Caribe, así como otro manifiesto de 475 académicos de instituciones estadunidenses.

Desde Washington, D.C., la Asociación de Universidades Públicas de Estados Unidos (APLU, por sus siglas en inglés) manifestó su enérgico rechazo al intento del presidente Donald Trump de prohibir la entrada de inmigrantes de diversos países del mundo a su territorio.

En la misma dirección, y en documentos por separado, los rectores de distintas universidades como la de Texas en Austin, la de Indiana, la de Arizona y la de Texas State, manifestaron su compromiso y apoyo a la Universidad Nacional Autónoma de México para ayudar a los estudiantes mexicanos que pudieran ser expulsados de la Unión Americana.

Destacó el apoyo a las propuestas de cerca de 144 universidades estadunidenses, anunciadas por el rector de la UNAM.

Otras medidas universitarias

Las diversas sedes de la Universidad en Estados Unidos, en alianza con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, universidades estadunidenses y organismos defensores de migrantes, además de la Fundación Slim, impulsaron mecanismos para facilitar la ciudadanización de migrantes mexicanos en aquel país. Esta casa de estudios realiza esa labor mediante sus sedes en Tucson, Los Ángeles, Chicago, Seattle y San Antonio.

Como parte de los esfuerzos de la Universidad Nacional Autónoma de México por apoyar a los migrantes mexicanos ante las políticas de Donald Trump, se creó y otorgó el Reconocimiento Alfonso García Robles para Labores Destacadas en favor de Personas Migrantes a Kalman D. Resnick, Dolores Huerta, Angélica Salas, Eric Garcetti y la American Civil Liberties Union.



365 días de errores y enredos


Leonardo Frías, 18 de enero de 2018

El escenario inédito ha transcurrido sus primeras 365 jornadas entre yerros. El primer año de ejercicio del presidente número 45 de Estados Unidos, Donald John Trump, “ha estado dedicado a tratar de cumplir su agenda de campaña, a mezclar hechos con mentiras”, dijo Roberto Zepeda Martínez del Centro de Investigaciones sobre América del Norte.

Gobernar mediante mensajes de 140 caracteres, entre trinos ocurrentes de la red social del pájaro azul, es sólo una de las conductas que lo ha refrendado como un mandatario atípico. “Donald Trump no es un político, que quede claro; es un empresario, estrella de los reality shows, que logró la candidatura del Partido Republicano”, describió.

Durante este año, su política colmada de yerros, donde lo mismo ha utilizado expresiones de “mierda” para referirse al origen de los migrantes que entran a ese país norteamericano, que negarse a apoyar el programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), el cual protege a las personas que llegaron a Estados Unidos de manera ilegal cuando eran niños, o legalmente con sus familias y se quedaron después de que sus visas concluyeron.

“Esto, como su comportamiento sostenido con posiciones antiinmigrantes, ha desatado su alta desaprobación con más de 60 por ciento entre la población estadunidense en general, aun cuando entre sus seguidores y bastiones tenga apoyo y crédito”, puntualizó Zepeda Martínez.

“La división de poderes en esa nación ha funcionado para que un ‘tirano solo no ejerza el poder’, además hay un robusto sistema descentralizado, lo que ha servido un tanto de contrapeso en el accionar desde la Casa Blanca”, abundó el académico.

No hay que olvidar, continuó, que no ha podido revertir totalmente el Obama Care, la política de salud emprendida por el anterior mandatario, y que no le han aprobado el presupuesto para el multicitado muro.

Aunado a ello, se ha enfrentado mediáticamente al mundo, lo mismo con su homólogo de Corea del Norte, que con la publicación de Michael Wolff, Fire and fury. Inside the Trump White House, en la que se revela como tesis primaria que el empresario no deseaba ser presidente de la Unión Americana. “En este momento se encuentra altamente desaprobado. Mas no sólo eso; ha sido un periodo donde ha creado grandes divisiones al interior de su país y, por supuesto, de su propio equipo”, agregó.

Un gran retroceso que compete al planeta entero, ha sido su escepticismo sobre el cambio climático. Ha renunciado a ejercer políticas al respecto con el argumento de que es un invento de China.