Ópera prima de Arturo Díaz Santana

Rita, el documental, en el festival tapatío

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

A siete años de la desaparición física de la voz de Santa Sabina y Ensamble Galileo, el filme retrata el camino espiritual de la artista

Leonardo Frías, 25 de enero de 2018

El tránsito en vida de la artista, ejecutora con rigor de su instrumento natural fonador, convertida en múltiples personajes, histriónica, escenofonista y activista, Rita Guerrero (1964-2011) volverá en fotogramas tras más de 2 mil 500 días de silencio, justo al sitio de su génesis: Guadalajara, en el 33 Festival Internacional de Cine de dicha ciudad (como selección oficial) con Rita, el documental, del director universitario Arturo Díaz Santana con apoyo de la UNAM y del Imcine.

El egresado del CUEC. Foto: Fernando Velázquez.

Séptima edición

Díaz Santana, egresado de Lengua y Literaturas Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) y del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), fue seleccionado en la séptima edición para ópera prima documental de dicho centro, que apoya la labor de egresados, por lo que en 2014 inició Rita, el documental, trabajo biográfico acerca de la polifacética artista, el cual se estrenará entre el 9 y 16 de marzo.

“Es la historia de un ser humano, no es un filme sobre Santa Sabina, ni sobre la música o el rock. Se inserta en esos contextos, pero lo que trata es el camino espiritual de un artista, de rescatar los valores positivos de la sociedad mexicana, con la idea de que la cultura es la medicina de esta sociedad”, indicó Arturo Díaz.

La cinta, de manufactura universitaria, cuenta con el trabajo del cinefotógrafo Carlos Arriaga, con la posproducción de Alfonso Coronel y la producción de Solange Alonso. Tiene una duración de 118 minutos con 26 testimonios y 68 fuentes institucionales y personales, además la intervención de alrededor de 40 músicos de diversos géneros.

A principios del milenio, Arturo se mudó al departamento del músico Aldo Max, quien colaboraba con él. Fue ahí donde por medio de una contestadora de teléfono conoció a Rita, a través de su voz como rasgo distintivo. Aunque la llamada era para que Aldo se integrara a Santa Sabina, Díaz Santana forjó una amistad cinematográfica con la egresada del Centro Universitario de Teatro (CUT), aún más allá de la noche del 11 de marzo del 2011, cuando Rita se enfundó en alas negras y fue vencida por el cáncer de mama. “Es una buena posición la mía para hacer un proyecto de ella, porque yo no la idolatro y sé que no bebía sangre y que no dormía en un sarcófago con rosas negras alrededor. La vi decaerse, estuve en su velorio, en el bautizo de su hijo, grabé sobre todo su abordaje en la música antigua, que era su verdadera pasión, por lo que este es un homenaje sin idealización, contado a través de sus grandes compañeros, amigos, socios y hasta rivales”.

Su risa

El también integrante del equipo de Redes Sociales de la Dirección General de Comunicación Social (DGCS) confesó que fue la propia Rita quien le obsequió los discos de Santa Sabina. “Nunca fui fan, pero esto ya es como un tatuaje en la vida, mi relación con ella es profunda y la sigo conociendo, me ha marcado, lo que más evoco es su risa”.

Tras una tarde en la Cineteca Nacional con el documental sobre la vida de Bob Marley de Kevin Macdonald, Arturo emprendió el trabajo que ha concluido como su ópera prima.

En Rita… hay muchas cosas nuevas porque hubo una investigación profunda, a cargo del historiador Jorge Paredes. Fue una labor muy extensa, en bibliotecas, filmotecas, archivos personales, incluso algunos videos que grabó su hijo Claudio cuando tenía cuatro años”, precisó.

El primer testimonio de la película lo protagoniza la madre de Rita, adelantó Arturo Díaz. “La señora tiene 95 años de edad y todavía se enoja cuando recuerda que su hija se escapó de casa hacia Ciudad de México”.

“Las mejores cosas del país, siempre han empezado aquí en la UNAM, y ésta no fue la excepción. Los jóvenes de finales del siglo anterior se dieron cuenta que podían utilizar los espacios para iniciativas culturales. Así, estuvieron en el estadio de prácticas, el Espacio Escultórico, en la explanada de la Rectoría en todo tipo de conciertos, lo que sentó los precedentes de los eventos masivos de ahora.”

“¿Qué opinaría Rita sobre este filme?, creo que indudablemente diría: ‘¿no tienes otra cosa mejor que hacer?’.”

Más información en Facebook: Rita, el documental.


etiqueta_unamglobla_video