Informe de Elva Escobar

El ICML, esencial en investigación marítima

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Tiene relevancia estratégica por el estudio del cambio climático y el aprovechamiento sustentable de recursos

Laura Romero, 01 de febrero de 2018

El Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML) realiza exploraciones y grandes descubrimientos en el mar costero y profundo, y estudia su biodiversidad, el aprovechamiento biotecnológico de diferentes compuestos y los recursos para su uso sustentable en beneficio de la sociedad, además de monitorear cuerpos acuáticos continentales, señaló su directora, Elva Guadalupe Escobar Briones.

La directora y William Lee. Foto: Francisco Parra.

En la presentación de su segundo informe de actividades al frente de la entidad, correspondiente a 2016-2017, el coordinador de la Investigación Científica, William Lee Alardín, destacó que esa entidad tiene un papel fundamental que desempeñar en la investigación marítima en la Universidad y en el país.

La temática que aquí trabajan, dijo, es importante de manera intrínseca; pero también tiene relevancia estratégica para México, por temas como el estudio y conocimiento de los mares y su entorno, el cambio climático, energía, y el conocimiento y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales.

Ciencias del Mar forma recursos humanos de manera multidisciplinaria y su producción es esencial, sostenida y reconocida por sus pares. Además, tiene grandes oportunidades de vinculación, que aprovecha, añadió Lee Alardín.

La renovación de la planta académica, opinó, es uno de los mayores aciertos de la Universidad en los últimos años; está teniendo un efecto importante y debe aprovecharse. “Ustedes lo han hecho y los invito a que sigan así”.

Elva Escobar recordó que en el ICML se hace indagación básica, principalmente, “y estudiamos aquellos temas que son de interés y de particular prioridad para la nación”.

El Instituto tiene 62 investigadores y 51 técnicos académicos, a quienes se suman cuatro catedráticos y 13 becarios posdoctorales. Además, este año se renovó la planta académica con dos investigadores, dos técnicos y una catedrática.

Cuenta con cuatro sedes: Ciudad Universitaria (CU), con 51 por ciento del personal académico; Ciudad del Carmen (laboratorios y la Unidad de Vinculación) con tres por ciento; y las unidades académicas de Puerto Morelos, con 21 por ciento, y Mazatlán, 25 por ciento. La directora destacó que en indagación se trabaja con colecciones, observaciones en el océano y análisis de diferentes tipos, de lo cual derivan productos académicos como los 49 artículos científicos en el Science Citation Index, en CU y Ciudad del Carmen; 39 en Mazatlán y 26 en Puerto Morelos.

Mencionó que el ICML cuenta con 13 colecciones de gran relevancia referentes a lagos, ríos y mares, como las de Epicarídeos, la de Referencia de Copépodos Bentónicos, Ictiológica, o Malacológica Dr. Antonio García-Cubas, así como las nacionales de Anélidos Poliquetos, de Equinodermos Dra. Ma. Elena Caso Muñoz y del Phylum Porifera Gerardo Green.

En torno a ellas, en el periodo se publicaron 11 especies nuevas de organismos marinos; 21 artículos publicados o aceptados, más seis enviados; cuatro capítulos de libros publicados y uno en proceso; 16 presentaciones en congresos; seis tesis concluidas, además de préstamos, intercambios y donaciones nacionales e internacionales, y servicios de consulta.

En el Auditorio Agustín Ayala Castañares del ICML, Escobar Briones resaltó que 82 por ciento del personal académico forma parte del Sistema Nacional de Investigadores y cien por ciento del Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo.

El Instituto, en sus cuatro sedes, interviene activamente en la educación universitaria, en los niveles de bachillerato, licenciatura y cuatro diferentes posgrados. Además, contó con una gran cantidad de estudiantes: 64 de doctorado, 128 de maestría, 86 de licenciatura, 127 de servicio social y 27 brigadistas. En el periodo se titularon cuatro alumnos de doctorado, 23 de maestría y 10 de licenciatura.

El ICML, que no había participado en educación continua, abierta y a distancia, dio dos cursos, uno de protocolos moleculares para la extracción de ADN y otro de identificación de pepinos de importancia comercial. Estas actividades “crecerán con diplomados que comienzan este año”.

La directora destacó la realización del French-Mexican Ocean Workshop sobre océanos y cambio climático, actividad de la cual se está generando una red.

Finalmente mencionó que el Instituto tiene una revisión continua de sus instrumentos normativos, como los reglamentos de recursos extraordinarios y becas de cada unidad académica y los protocolos de seguridad.