México ante los problemas del TLCAN

Asia, opción de comercio exterior

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El reto es aprovechar la coyuntura no para apresurar acuerdos cuyas reglas puedan ser restrictivas, sino para que el gobierno cumpla un mayor liderazgo

Guadalupe Lugo, 06 de febrero de 2018

El país debe mejorar el ambiente de negocios en materia comercial y de inversión extranjera con Asia, en particular con Corea, Japón y China, consideraron académicos universitarios.

Alicia Girón, coordinadora del Programa Universitario de Estudios sobre Asia y África, así como Eduardo Roldán, Juan Felipe López y Carlos Uscanga, miembros asesores de ese programa, señalaron la necesidad de no fincar nuestro desarrollo económico en el norte.

En ese sentido, Roldán indicó que México está “norteado y desorientado; también debemos mirar al oriente: Corea es la segunda fuente de inversión de Asia en nuestro país, por lo que es posible firmar un acuerdo bilateral con esa nación. Sin embargo, no hay disposición o voluntad por parte de los empresarios mexicanos de los sectores automotriz, textil y electrodomésticos, que es lo que ha impedido el avance”.

En la conferencia de medios TLCAN, Sexta Ronda de Negociaciones: Oportunidades para México, el también titular de la Cátedra Fernando Solana de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), resaltó que en México operan 180 empresas coreanas, y el comercio total entre ambos territorios es de más de 17 mil 500 millones de dólares.

“La inversión extranjera directa representa casi seis mil millones de dólares, y en julio de 2016 se estableció un nuevo vuelo que permitirá traer más de 120 mil turistas. Tenemos un enorme potencial y hay que diversificar”.

El universitario subrayó que no debe descartarse la relación con Corea ante la incertidumbre en el mundo, en concreto entre México y Estados Unidos. “Es indispensable retomar la negociación iniciada en 2007-2008 con Corea del Sur para la posible firma de un tratado comercial en cualquiera de sus modalidades: bilateral, mediante la Alianza del Pacífico o multirregional, que es el TPP 11 (Trans-Pacific Partnership)”.

Al respecto, Alicia Girón mencionó que México mantiene desde hace años una relación con naciones asiáticas, en particular con Japón, China y Corea.

A casi 25 años de la firma del TLCAN entre México, Canadá y Estados Unidos, es necesaria su renegociación, pues hay nuevos instrumentos y conexiones dentro de los propios productos que México exporta, “y es importante volver a aclarar las reglas de origen, así como la llamada economía digital, importaciones y exportaciones de carácter agrícola, y toda una serie de cambios que nos dan una economía que no ha crecido por los candados de este acuerdo”, expuso.

Incertidumbre

Juan Felipe López, investigador del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias, dijo que estamos ante una situación de incertidumbre; no obstante, se insiste en diversificar la economía.

“Debemos preguntarnos si en realidad vale la pena un acercamiento con Corea, pues el problema es que exportamos mercancías de bajo contenido tecnológico y bajo valor agregado, así como materias primas semiprocesadas, mientras que importamos, por medio de empresas coreanas, componentes, bienes de capital (máquinas y robots) e intermedios que aquí se ensamblan y exportan.”

El reto, prosiguió, es aprovechar la coyuntura no para apresurar acuerdos comerciales o económicos cuyas reglas pueden ser restrictivas, sino para “que el gobierno cumpla un papel de mayor liderazgo en el sector empresarial mexicano a fin de insertarse a estos encadenamientos globales, en donde las empresas coreanas y japonesas tienen un papel significativo”.

Alta posibilidad de acuerdo

Por su parte, Carlos Uscanga, también académico de la FCPyS, consideró importante el momento político que planteó la sexta ronda de negociaciones del TLCAN. “Estoy convencido de que después de esta cuesta hay una alta posibilidad de llegar a un acuerdo, aunque falta revisar una serie de temas sensibles que se han puesto en la mesa, de otra manera hubiera sido impensable llegar a esta etapa”.

Finalmente, comentó que si bien el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica 11 es ligth, da la entrada a que incluso China pueda ingresar al mismo como una opción. “Ése sería un escenario interesante”.