Afectará a las 59 razas que se cultivan en México

Impacto heterogéneo del cambio climático en el maíz

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Las repercusiones más negativas serán hacia 2050 y sólo tres se verán favorecidas al crecer en condiciones más cálidas: estudio de Carolina Ureta, del Instituto de Ecología

Patricia López, 12 de febrero de 2018

México es el centro de origen y diversificación del maíz. Es el cuarto productor mundial de ese grano, que se siembra en 77 por ciento del territorio nacional. Como otros cultivos, será afectado por el cambio climático, cuyo impacto será heterogéneo en las 59 razas que aquí se cultivan, las cuales van de nativas a híbridas.

Los efectos más negativos serán hacia el año 2050 y solamente tres de ellas se verán favorecidas al crecer en condiciones más cálidas, revela un estudio de Carolina Ureta Sánchez, quien realiza una estancia posdoctoral en el Instituto de Ecología.

Además, se estima que los sitios del país con más riqueza de razas en Chiapas, Oaxaca y Jalisco serán las menos vulnerables al cambio climático, dijo en un seminario efectuado en el auditorio del Jardín Botánico del Instituto de Biología.

Adscrita al Laboratorio de Genética molecular, desarrollo y evolución de plantas que dirige Elena Álvarez-Buylla Roces, Ureta realiza un estudio profundo del tema, considerando múltiples variables climáticas y el tipo de semilla, altitud, humedad y temperatura de cada siembra, así como diferenciando los cultivos de riego y de temporal.

Con una gran cantidad de información obtenida en campo, la científica y sus colegas utilizaron minería de datos y algoritmos para desarrollar nueve mapas con diversos escenarios de cambio climático, los cuales indican cómo sería el clima en 2030 y 2050 y qué ocurriría con el maíz.

Los mapas se refieren a todo el país y se sustentan en 24 modelos regionalizados para México, hechos por el Centro de Ciencias de la Atmósfera. La información para modelar se completó con bases de datos de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.

Se encontró que, en general, las razas con distribuciones más extendidas serán las menos afectadas, quizá como resultado de su adaptación a diferentes ambientes. En cambio, las modificaciones del clima disminuirán las áreas de distribución potencial y las de mayor rendimiento se reducirán.

“El clima futuro podría abrir nuevas áreas para la distribución del maíz mexicano. Por eso, es importante conservar todas las zonas maiceras, no solamente las más ricas”, señaló.

Propuesta

Ureta propuso atender a las razas más vulnerables y a las que portan genes de resistencia al estrés hídrico y térmico, pues es esencial conservar la biodiversidad del maíz. “Queremos alcanzar la autosuficiencia alimentaria y, al mismo tiempo, conservar la agrobiodiversidad”.

En las conclusiones de su estudio, consideró que hay suficiente diversidad de maíz en México para amortiguar los impactos del cambio climático, un fenómeno global que ya está en marcha.