Compitió con estudiantes de 16 instituciones

Gana alumno certamen internacional de ingeniería

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Abraham Calderón fue primer lugar en la Student Technical Paper Competition del 2018 ASCE Texas Symposium

Laura Romero, 14 de mayo de 2018

Foto: Erik Hubbard.

Abraham Calderón Rodríguez, alumno del octavo semestre de Ingeniería Civil en la Facultad de Ingeniería, obtuvo el primer lugar de la Student Technical Paper Competition del 2018 ASCE Texas Symposium, certamen organizado por la American Society of Civil Engineers (ASCE).

Se enfrentó a representantes de otras 16 instituciones de educación superior: cinco mexicanas (como el ITAM y la Universidad Panamericana) y 11 de aquel estado de la Unión Americana. El segundo y tercer sitios correspondieron a la Universidad de Texas en Arlington y en Tyler, respectivamente.

Es el segundo año consecutivo en que la Facultad de Ingeniería logra la primera posición; en 2015 fue la segunda.

Abraham Calderón explicó que la competencia consiste en redactar un ensayo en el que se relacionen la ética con la ingeniería, mismo que se envía con antelación y se presenta ante un jurado en el marco del simposio. En esta ocasión el tema fue: Las redes sociales y la ingeniería civil.

La presentación dura cinco minutos. “Lo más importante es transmitir bien el mensaje y convencer al jurado”. Después se desarrolla una sesión de preguntas y respuestas para terminar la evaluación.

En su ensayo, denominado ¿Son las redes sociales una amenaza?, el universitario ejemplificó, mediante seis casos, la relevancia de conocer los códigos de ética que deben regir a la ingeniería, además de comprenderlos para aplicarlos.

#RevisaMiGrieta

Uno de esos ejemplos ocurrió en Ciudad de México con el sismo del 19 de septiembre de 2017, que dañó muchas construcciones; la gente, preocupada, comenzó a subir imágenes de sus casas a las redes sociales.

En Twitter, recordó, se creó una cuenta llamada #RevisaMiGrieta. Ahí, los ciudadanos mostraban sus fotos y recibían comentarios. Con el ánimo de ayudar se opinaba: “esta es muy pequeña, no te preocupes”, o: “es grave, sal de ahí”, pero sólo se veía una parte, no la estructura completa. “¿Qué pasaba si era un departamento que no había sufrido mayor daño, ubicado en el octavo piso, pero las viviendas de abajo estaban completamente afectadas?”.

Esta situación se relaciona con un código de ética: tomar decisiones hasta tener la información completa. “Creo que los ingenieros no tomamos las partes humanística y social con la seriedad que deberíamos, y hay que hacer hincapié en que son fundamentales”.

Igualmente, para evitar la corrupción o mantener la confidencialidad es necesario guiarse por ciertas normas: “No publicar en las redes sociales mis fotografías en la obra, ni las del trabajo mismo”.

Éste puede ser un problema complejo que no tiene solución hasta que los ingenieros civiles sepan que hay códigos de ética, los conozcan y entiendan su importancia, subrayó.

Agradecimientos

El integrante del capítulo estudiantil de la ASCE agradeció a quienes lo ayudaron en su preparación para el certamen, como el profesor Josué Garduño, y a sus compañeros Carlos Ibarra y Virgilio Andrade, quienes participaron en años anteriores y le dieron consejos.

Además, a los docentes que tomaron parte en la simulación del concurso y que cuestionaron al joven alumno como si fueran jueces. “Gané por la instrucción que tuve y la seguridad con la que presenté mi escrito”, consideró.

Para Abraham, obtener el primer lugar es una gran satisfacción. “Es muy padre que la UNAM tenga este nivel de competencia internacional. De esta experiencia me quedo con el orgullo que representa triunfar para México y la Universidad”.