Está adscrito al Instituto de Geofísica

Aval internacional al Laboratorio Nacional de Clima Espacial

El reconocimiento para sistemas de gestión de calidad es el de mayor aceptación en el mundo

Acercamiento de la antena del Mexart, instrumento principal del LANCE.
Acercamiento de la antena del Mexart, instrumento principal del LANCE.

El Laboratorio Nacional de Clima Espacial (LANCE), adscrito al Instituto de Geofísica (IGf), recibió la Certificación ISO 9001:2015 para Sistemas de Gestión de Calidad, el aval internacional de mayor aceptación en el mundo.

También, el Reconocimiento Calidad UNAM número 25, por implementar y mantener un sistema de gestión conforme a los requisitos de la norma internacional ISO 9001 de sistemas de calidad.

En una ceremonia realizada en el Auditorio Tlayolotl del lGf, Julio Solano González, secretario académico de la Coordinación de la Investigación Científica, entregó ambas acreditaciones al coordinador del LANCE, Juan Américo González Esparza.

El clima espacial es la medición y el análisis en tiempo real del conjunto de propiedades físicas del Sol, el medio interplanetario, la magnetosfera, la atmósfera y la superficie terrestre que se encuentran influenciadas directa o indirectamente por la actividad solar, y las cuales tienen un impacto en la infraestructura, tecnología, sociedad y salud.

Del clima espacial afectan a la Tierra sobre todo las tormentas solares, que pueden dañar directamente a cuatro sectores estratégicos: sistemas de generación y distribución de energía eléctrica, aviación, satélites y sistemas de posicionamiento global (GPS).

Hugo Delgado Granados, director del IGf, afirmó que es relevante contar con una certificación en aquellos procesos académicos que permiten garantizar que la información que estamos generando es de utilidad, además de que ésta cuenta con la autoridad de los tres niveles de gobierno que la pueden utilizar con confianza.

Adelantó que ya se está trabajando para certificar otros servicios geofísicos y laboratorios del IGf. Destacó el esfuerzo de los integrantes del LANCE, que desde Michoacán y Ciudad de México trabajan en el análisis del clima espacial, al que somos vulnerables desde la Tierra.

Por su parte, Solano informó que, a la fecha, la UNAM cuenta con más de 250 laboratorios de docencia e investigación certificados bajo normas internacionales. “Su programa de gestión de calidad en laboratorios es uno de los más grandes del mundo para una institución de educación superior”, subrayó.

Alerta de posibles afectaciones

“La Universidad Nacional, mediante el LANCE, cumple con funciones muy importantes de alertamiento para eventos de clima espacial, conforme a la Ley General de Protección Civil”, aseveró Solano.

Una de las etapas fundamentales del alertamiento es la emisión de avisos al Centro Nacional de Protección Civil (Cenapred), donde se informa sobre posibles afectaciones a sistemas tecnológicos críticos para el país, como son satélites, telecomunicaciones, GPS, navegación aérea y el sistema de energía eléctrica ante fenómenos de clima espacial.

Paneles solares en el sitio principal del LANCE en Coeneo, Michoacán.
Paneles solares en el sitio principal del LANCE en Coeneo, Michoacán.

“Eso es precisamente lo que se certifica dentro del LANCE bajo la norma ISO 9001:2015. La certificación del proceso de emisión del Boletín de Clima Espacial a Cenapred da certeza a la sociedad de los resultados que emite el laboratorio, garantizando un manejo pulcro de los datos que ahí se generan”, comentó Solano.

Para tomar mejores decisiones

A su vez, Enrique Guevara Ortiz, del Cenapred, destacó la labor que desarrolla la UNAM en la generación de conocimiento en esta área. “Son investigaciones que contribuyen a conocer los fenómenos y los riesgos a los que estamos expuestos, y son la base para tomar las mejores decisiones”. Calificó a la UNAM como un aliado estratégico para el Sistema Nacional de Protección Civil.

Juan Américo González Esparza explicó que actualmente se desarrolla infraestructura para fortalecer al laboratorio, con la red de estaciones Callisto para detectar estallidos de radio solares, la digitalización del telescopio Mexart, para captar perturbaciones en el medio interplanetario y con una red de cinco magnetómetros con los que realizan mediciones de campo geomagnético sobre México.

También trabajan en el desarrollo de mapas TEC (contenido total de electrones) para captar perturbaciones ionosféricas sobre México, labor en la que también participa una red de cinco ionosondas; así como en una red de medidores GICS, en colaboración con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), para detectar afectaciones a la red eléctrica nacional.

Cinco investigadores quienes ocupan una Cátedra Conacyt trabajan en el LANCE: Pedro Corona Romero, María Sergeeva, Julio Mejía Ambriz, Luis Xavier González Méndez y José Juan González Avilés.

Después de la certificación, se inauguró el Tercer Foro sobre Fenómenos Astronómicos, con una mesa redonda sobre las afectaciones en sistemas tecnológicos críticos por eventos de clima espacial en México. Participaron Rosa María Ramírez, de la Agencia Espacial Mexicana; Gilberto Castellón, del Cenapred; Carlos Ramírez, de la CFE, y Juan Américo González Esparza.

Juan Américo González con parte del grupo de trabajo del LANCE. Fotos: cortesía del LANCE.
Juan Américo González con parte del grupo de trabajo del LANCE. Fotos: cortesía del LANCE.
También podría gustarte