Dos exposiciones

El Eco promueve el pensamiento no occidentalizado

El museo experimental presenta Cosmos , de Eduardo Terrazas, y Sangre pesada, de Naomi Rincón Gallardo

Sangre pesada.
Sangre pesada.

La muestra Cosmos, de Eduardo Terrazas, y la videoinstalación Sangre pesada, de Naomi Rincón Gallardo, que se exhiben en el Museo Experimental El Eco, discuten la vivencia y protección del espacio y el territorio, y llaman a la reflexión y promoción del pensamiento no occidentalizado.

Arte huichol

Cosmos presenta una serie de piezas que indagan en la geometría y el color. La técnica utilizada por Terrazas fue recuperada del artesano huichol Santos Motoapohua de la Torre, con quién el artista colabora desde finales de los años 60 del siglo pasado. Ésta consiste en usar bastidores de madera cubiertos con cera de Campeche, a los cuales finalmente se le colocan hebras de lana.

Paola Santoscoy, curadora de la exposición, comentó: “A partir de esta serie, Terrazas establece un vínculo esencial para su obra y pensamiento con el quehacer artesanal y con la geometría como lenguaje universal”.

Además de Cosmos, el artista jalisciense presenta una intervención al patio del museo. Se trata de un gran espejo de agua de donde emergen trayectorias color azul hacia diferentes direcciones del recinto. De esta manera el lugar entra también al cosmos de la geometría y el color. “Comprende las necesidades simbólicas y espaciales del lugar y crea un ambiente para la conciliación del tiempo no utilitario que el estar–habitar permite”, señaló Santoscoy.

Narrativa audiovisual

Por otro lado, Sangre pesada se presenta en la Sala Daniel Mont. Este proyecto busca una reflexión de la explotación mineral que se ha realizado desde hace mucho tiempo en Zacatecas y consiste en una narración audiovisual en la que se ponen en juego sonido, danza y palabra.

Es descrita por la propia Naomi Rincón Gallardo como “una fabulación mítica–crítica que conjura fantasmas humanos y no humanos que acechan las ruinas de Zacatecas”.

Cosmos. Fotos: Iván Aco.
Cosmos. Fotos: Iván Aco.

La videoinstalación de la artista estadunidense busca criticar la colonización que rige el pensamiento de Occidente. Una de sus consecuencias más graves es el agotamiento de los recursos, de la naturaleza. Para su curador, David Miranda, la artista “ha creado una narrativa audiovisual de esta crisis, consecuente con un pensamiento decolonial, mediante performances y encuentros musicales que se resuelven como videoinstalaciones, en los que enuncia, con la creación de ambientes, una lectura alterna y no lineal de las fracturas y contradicciones del orden del mundo”.

Esta obra está dividida en seis partes: Pulmones, Profecía, Colibrí, La dama de los dientes de cobre, La maldición mineral y Sangre pesada. Fue producida y presentada por primera vez en el marco de la Bienal FEMSA con el título Nunca fuimos contemporáneos, realizada en la ciudad de Zacatecas entre 2018 y 2019.

Cosmos y Sangre pesada se podrán visitar hasta el 25 de agosto en el Museo Experimental El Eco.

También podría gustarte