El trabajo a distancia no es la panacea: experto

Se requieren esquemas, autodisciplina y metas para poder aplicarlo, además que puede incrementar el sedentarismo y la falta de socialización, considera el maestro Óscar Clavellina, de la Facultad de Psicología de la UNAM

El trabajo a distancia siempre implica una autogestión, no es la panacea, considera el maestro Óscar Clavellina, de la Facultad de Psicología de la UNAM sobre la reforma a la Ley Federal del Trabajo para incluir el concepto de teletrabajo, modalidad de empleo que permite aprovechar el uso de la tecnología para realizar el trabajo a distancia.

“La cultura del trabajo a distancia, recae principalmente en la disciplina y en la autogestión. Si el sujeto no reúne el perfil, no va a producir más, no es la panacea. Para que esto se reúna sí debe haber un proceso autogestivo, tiene que haber disciplina y si le aumentamos todavía mejores expectativas en términos laborales, con una remuneración muy buena y una carga en términos moderados, el sujeto lo va a desarrollar bien”, señala Clavellina López.

Todos los esquemas basados en educación a distancia, tienen esta constante de que haya autodisciplina y se cumplan o se propongan metas. Para esta ley debe existir un esquema de trabajo a distancia enfocado en competencias y entrega de productos, debe haber una temporalidad para la entrega de los trabajos, comenta el experto.

Sobre la necesidad de una Norma Oficial Mexicana, Clavellina López apunta que “siempre las normas en términos de legalidad, de los derechos del trabajador y también de la organización, dejan las cosas en claro. En virtud que el sujeto pueda desarrollarse sanamente, desarrollarse bajo ciertos lineamientos muy claros, los va asimilar y puede no aceptarlos pero ya son claros. Si no hay una norma, el sujeto puede apelar y allí vienen los problemas. Siempre la norma implica una regulación que ambas partes contraen, cuando se contraen quedan claras y eso es lo importante de la norma”.

home002

Los beneficios

El mayor beneficio que el trabajador tiene es el de no trasladarse, de no vivir en un estrés como sucede estando en un trabajo normal, en términos de situación laboral. Trasladarse a los diferentes centros implica estrés, lidiar con la inseguridad, tiempo de transporte, hora de comida o desayuno y muchas constantes que vienen incorporadas al desempeño de un trabajo normal, considera el maestro Clavellina.

El estudio de la consultora holandesa TomTom, fabricante de sistemas de navegación señala que en la CDMX sus habitantes pasan 25 minutos extra por cada 30 en las horas pico matutinas, y 26 minutos en las vespertinas, además que en su versión de 2018, colocó a la Ciudad de México en el lugar 9 del mundo de las peores en tránsito vehicular.

“En el caso del trabajo a distancia eso se omite, así, el trabajador reúne otras características que le resultan benéficas en cuanto a la salud” comenta el experto y completa: Otro beneficio es que puede hacer su tarea en cualquier lugar, por ejemplo si el trabajador tiene que irse de su localidad o tiene que viajar a otro país, puede trabajar cómodamente pues lo único que necesita es un ordenador e internet, puede hacer su trabajo a cualquier hora, desde la comodidad de donde guste y evitar sin lugar a dudas todo el proceso de un horario estandarizado.

home004

Productividad

Uno de los argumentos más recurrentes es que la productividad aumenta cuando un trabajador no se expone al estrés de los traslados, sin embargo, Clavellina López afirma que el aumento de la productividad depende de qué tantas metas y qué tanto salario se perciba, “pues cuando hay una buena remuneración el trabajador sin lugar a dudas trabaja”.

“Siempre por lógica en términos de costo-beneficio y de un salario emocional, cuando el trabajador se siente bien con su salario, trabaja. Pero también se incorpora la otra parte, la parte de capacitación y la parte social. Cuando un trabajador tiene una carga muy compleja, aunque el salario sea muy bueno estará pegado al ordenador independientemente de si está en su casa, de viaje o en la playa. Eso trae costos bastante elevados en cuanto a si el sujeto va a trabajar o no, pues el proceso de trabajar en línea o a distancia en este caso es un proceso autogestivo, entonces si el sujeto no incorpora bien los lineamientos de la autogestión no va a trabajar” apunta.

A decir del investigador y académico de la Facultad de Psicología, es necesaria una cultura de la organización y que se planteen los lineamientos propios del trabajo, “por ejemplo si uno va a trabajar en un trabajo típico y tiene que desarrollarse ocho horas laborales que también incorporan las dos horas de alimentos, termina la jornada y regresa a su domicilio o a donde tenga que ir. Esas ocho horas se pueden regular o se pueden contemplar dentro del trabajo a distancia, hay muchos elementos como por ejemplo la plataforma que está abierta una cantidad de tiempo determinada, hay un contador que marca precisamente cuánto tiempo se está laborando. En este caso el empleado tiene que incorporarlo dentro de su capacitación y dentro de esta cultura organizacional, estos elementos si no se incorporan, prácticamente no va a trabajar.

home003

Los bemoles

Para el trabajo a distancia, el intermediario es la tecnología, actualmente necesitamos de la tecnología para comunicarnos, si a esto le agregamos que también será ineludible para trabajar, entonces el sujeto prácticamente va a estar inmóvil en un lugar. Por medio de ésta va a desarrollar un trabajo, va a socializar por las redes sociales virtuales, se va a comunicar y a desarrollar por la tecnología, así que también representará un problema porque el sujeto necesita socializar, hablar, relacionarse e incluso discutir, pelear, sonreír.

La norma seguramente no podrá contemplar algunos elementos, por ejemplo la salud. Al pagar un seguro, quizá la organización se lo ahorre porque no estará presente en la oficina, pero no se contempla que al estar pegado frente a un ordenador, las capacidades del sujeto van a empezar a disminuir en términos de visión, oído, y del sedentarismo que implica aumento de peso u obesidad.

El proceso de tecnologización del ser humano, refiere precisamente una adicción terrible. Ya estamos dejando la adicción al alcohol, a las drogas o a ciertos elementos propios que conocemos, sin embargo también la tecnología es una adicción. Si al trabajo todavía le metemos esta tecnologización, pues al rato vamos a ser adictos a la tecnología, asegura el investigador.

Los traslados también implican socializar: “se va con los compañeros, con la pareja, se aprovecha el traslado, todos estos elementos se van generando precisamente en las condiciones laborales normales impactan en muchos sectores: Los jueves de los bares, los viernes de convivencia, los miércoles del cine. Todos estos elementos de la dinámica social, también impactan en el sujeto pero esto va a cambiar si de pronto el trabajo va a ser a distancia. Se sacrifica la socialización y al estar todo el día ante el ordenador, el sujeto puede entrar en una situación psicotizante.

Para terminar el maestro Clavellina López señala que el trabajo a distancia es un beneficio para el trabajador, “pero hay que verlo en virtud del contexto donde se está desarrollando. Si no hay un contexto favorable en términos de remuneración económica, de salud, de socialización y de esparcimiento, el término técnico será una explotación a distancia. En ese esquema el trabajador prácticamente no va a tener ningún beneficio, sí va a contraer mayores compromisos que afecten su salud”.