Acciones cívicas y éticas

Alumnos del CCH reciben reconocimiento a la convivencia

“Verdaderos líderes juveniles que permiten vislumbrar un mejor futuro”

Alberto López, Jorge Badillo, Alan Hernández, Guadalupe Chávez, Cristian Tovar, Carim Vallejo y Germán Bonilla.
Foto: Francisco Parra.

Por sus acciones cívicas y éticas en favor de la comunidad universitaria, alumnos de los cinco planteles del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) fueron distinguidos con el Reconocimiento a la Convivencia Universitaria 2019, convocado por la Dirección General de Orientación y Atención Educativa (DGOAE).

Los galardonados en esta primera edición fueron Alan Esteban Hernández Téllez, del CCH Azcapotzalco, quien ha participado activamente como brigadista para prevenir situaciones de peligro en su plantel; Guadalupe Ángel Chávez Martínez, del plantel Naucalpan, quien se unió a las tareas de seguridad, protección civil y apoyo a los niños víctimas de violencia.

Asimismo, Cristian Aarón Tovar Alcocer, del CCH Oriente, por la promoción de cursos y talleres para mejorar la autoestima, fomentar los proyectos de vida y fortalecer la sana convivencia; Carim Yair Vallejo Flores, del CCH Vallejo, por su impulso a las acciones para mejorar la salud y la difusión de la cultura, y Germán Bonilla Sánchez, del CCH Sur, por incentivar la convivencia universitaria con base en principios y valores éticos.

También recibieron menciones honoríficas Marvin Daniel Palma González y Alberto López González, del plantel Sur, y Jorge Manuel Badillo Ortiz, del CCH Azcapotzalco.

En la ceremonia de premiación, Germán Álvarez Díaz de León, titular de la DGOAE, resaltó que el Reconocimiento a la Convivencia Universitaria es para aquellos que aplican en sus actividades escolares los principios del Código de Ética de la UNAM, mediante acciones de comportamiento ético y cívico.

Ante los directores de los diversos planteles del CCH, señaló que la formación científica y humanista que da la Universidad Nacional a sus estudiantes no estaría completa “sin la presencia de los valores que nos distinguen como universitarios”.

Dijo que los valores presentes en el actuar cotidiano de la comunidad, como integridad académica, igualdad, honestidad, responsabilidad social y ambiental, solidaridad, libertad de expresión, respeto a las diferencias, equidad de género, tolerancia y justicia, entre otros, “nos permiten contar con principios y actitudes necesarios para defender y refrendar nuestra calidad universitaria”.

En el Auditorio Enrique del Moral, de la Facultad de Arquitectura, Germán Álvarez expresó que una de las preocupaciones de la institución ha sido fomentar la formación de ciudadanos íntegros y respetuosos de sí mismos y de los demás, por ello hay un Código de Ética de la UNAM, que muchos desconocen, y en el que se plasma cómo deben trabajar y funcionar los universitarios.

En esta primera entrega del reconocimiento se registraron 70 jóvenes, 50 de ellos del CCH. Del total, 41 fueron en la categoría de comportamiento ético y 29 cívico. “El trabajo es arduo y aún hay mucho por hacer para crear relaciones de armonía, respeto y tolerancia. Sin embargo, con la suma de voluntades de alumnos, autoridades, trabajadores, académicos y padres de familia podremos hacer que la convivencia universitaria sea siempre mejor”.

Líderes juveniles

Benjamín Barajas Sánchez, director general del CCH, expuso que los estudiantes galardonados “son verdaderos líderes juveniles, cuyas acciones nos permiten vislumbrar un futuro mejor para el Colegio, la Universidad y la sociedad entera, pues encarnan los valores positivos y los han puesto en práctica para favorecer a su comunidad”.

Consideró que esta distinción se entrega en un momento difícil que se vive tanto en la Universidad como en el país, aunque subrayó que la mejor utopía de los mexicanos es su sistema educativo, sus universidades, entre las cuales destaca la primera y la mejor, la Nacional Autónoma de México, y con ella “nuestro bachillerato”.

También podría gustarte