Méritos propios de la exalumna de la UNAM

Beca de doctorado a Mariel García en el MIT

La tecnología no sólo es para ingenieros ni la política para abogados; cualquier profesional puede involucrarse para crear regulaciones en beneficio de la sociedad, dijo

 Campus Boston.
Campus Boston.

Por sus actividades, trabajo e ímpetu, Mariel García Montes, egresada de la Facultad de Filosofía y Letras, obtuvo una beca para cursar un doctorado en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), campus Boston, Estados Unidos. Este logro, que alcanzó por méritos propios, la convierte en un ejemplo a seguir.

“La UNAM es un semillero de héroes y de profesionales que forman los caminos de sus alumnos. Cada día que paso en el MIT me doy cuenta de los regalos que recibí aquí. Somos pocos quienes podemos tener acceso a una educación pública, gratuita y autónoma, no sólo en México sino también en el mundo. Es algo que debemos proteger”, afirmó la universitaria.

“Orgullosamente hecha en CU”, Mariel se dedica a temas de tecnología para el cambio social y la justicia. En su proyecto de doctorado abordará la privacidad en la tecnología, pues en México los derechos de las personas en este ámbito no son respetados, explicó.

Como estudiante de filosofía, su interés surgió al tener acceso a conocimientos sobre humanidades digitales y percatarse cómo desde el aula la tecnología tiene impacto en la sociedad. También, cómo la filosofía puede aportar, con sentido ético, al análisis de las nuevas tecnologías y sus derivaciones, como la inteligencia artificial.

“La tecnología no es sólo para ingenieros, ni la política para abogados; cualquier profesional puede involucrarse para crear regulaciones en beneficio de la sociedad. Psicólogos, filósofos o sociólogos pueden intervenir para crear regulaciones en este tema, para que sea más incluyente y justo el panorama que se genera”, remarcó.

Causas sociales o de justicia

Una más de sus motivaciones es saber que gran parte de las investigaciones que se desarrollan tienen fines corporativos o gubernamentales, y pocas cubren causas sociales o de justicia.

“Actualmente trabajo en humanidades y tecnología, sobre todo en América Latina. En la maestría me dediqué a áreas como privacidad en Internet y las juventudes, y cuáles son los enfoques que son funcionales desde Canadá hasta Argentina para pensar en el mundo que les dejaremos a los niños”, enfatizó.

 Foto: Benjamín Chaires.

Foto: Benjamín Chaires.

“Siempre voy a agradecer la asesoría en humanidades digitales de Alejandro Pisanty, de la Facultad de Química, y de Ernesto Priani, de Filosofía; también, la de Jorge Linares y Leticia Flores en Ética, y la de Nora Matamoros para que mi tesina de licenciatura fuera un objeto didáctico”, concluyó la joven exalumna.

También podría gustarte