Informe de labores

Históricas: se fortalece investigación de punta

Ana Carolina Ibarra destacó también que se consolidan los vínculos internacionales del Instituto

La directora. Foto: Benjamín Chaires.

El Instituto de Investigaciones Históricas incorporó a 24 nuevos académicos en los últimos ocho años, lo que implicó renovar 29 por ciento de su plantilla y fortalecer líneas de investigación de frontera como: pueblos indígenas del Norte de México, pluralidad étnica y complejidad económica, historia binacional México-Estados Unidos, afirmó la directora Ana Carolina Ibarra González.

Al rendir su informe de labores del periodo 2013-2021 también destacó el fortalecimiento de sus vínculos internacionales que se tradujeron en proyectos como la edición del Códice Vaticano B, con la Universidad de Varsovia y la Biblioteca Apostólica Vaticana.

Con la Sorbonne Université se realizaron intercambios de alumnos y se concretó un plan de historia de las catástrofes que dio como resultado dos libros coeditados, que se sumaron a su vasto programa de publicaciones con 182 obras en el periodo.

Previo a comentar el informe, el rector Enrique Graue Wiechers recordó a los investigadores eméritos del Instituto y universitarios ejemplares: Miguel León- Portilla y Álvaro Matute. “La comunidad universitaria, la nación y el mundo académico lamentaron su pérdida”, expresó.

Luego, resaltó el crecimiento de la planta académica y el incremento en su producción, que atrajo proyectos de investigación y a egresados de universidades nacionales y de países como España, Francia, Inglaterra, Italia, Colombia, Argentina y Estados Unidos para hacer estancias posdoctorales. “Esto nos permite traer nuevas experiencias y ampliar la capacidad de visión que tiene el Instituto”.

Ante integrantes de la Junta de Gobierno de la UNAM, de la investigadora emérita, Gisela von Wobeser, exdirectoras y la comunidad de esa entidad, Ibarra González mencionó que cien por ciento de los investigadores tienen doctorado y 94.7 por ciento pertenece al Sistema Nacional de Investigadores.

En los últimos cuatro años, prosiguió, los académicos impartieron 428 cursos y seminarios, y contribuyeron en 166 tesis, principalmente de las licenciaturas de Historia, Antropología y Estudios Latinoamericanos, y de los posgrados de Historia, Arquitectura, Estudios Latinoamericanos, Antropología, Ciencia Política y Estudios Mesoamericanos.

El Instituto de Investigaciones Históricas participa en el proyecto de descentralización de la UNAM, a través de la Unidad Multidisciplinaria de Ciencias y Humanidades de Oaxaca, donde cuenta con tres investigadores que impulsan líneas emergentes e intervienen con entidades educativas como la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

A partir de las becas del Fideicomiso Teixidor se benefició a 77 jóvenes de posgrado de instituciones nacionales, extranjeras y de la propia UNAM. Asimismo, se recibió a 217 prestadores en el último cuatrienio y en especial, los de este año, tomaron parte en la iniciativa denominada Archivos de la Pandemia en México.

En cuanto a publicaciones, se hizo un esfuerzo para avanzar en el formato digital. Actualmente se ofrecen 393 libros en formato pdf y 25 en ePub. También se pueden consultar así las tres revistas del Instituto: Estudios de Cultura Náhuatl, Estudios de Historia Novohispana, y Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México.

Noticonquista

Desde 2019, el proyecto digital de historia pública para las conmemoraciones ha sido Noticonquista, que a través de un sitio virtual y página web difunde contenidos de alta calidad académica y tiene un fuerte impacto nacional e internacional: 319 mil usuarios sólo en 2020.

Respecto a Igualdad de Género se creó la Comisión Interna de Igualdad de Género y el micrositio Mujeres en Históricas con el fin de dar a conocer los protocolos y los documentos rectores de la Universidad en materia de violencia de género, así como el aporte del Instituto a la historia de las mujeres.

Finalmente, la coordinadora de Humanidades, Guadalupe Valencia García, señaló que Históricas es una entidad emblemática en la UNAM, que en este periodo ha sabido reinventarse con miras a consolidar su presente, y a construir un futuro con nuevas líneas de investigación de frontera que coadyuven a entender los problemas nacionales.

En esa visión de futuro se insertan sus convenios con instituciones internacionales para hacer colaboraciones que redundan en beneficio de sus académicos y estudiantes, así como el adoptar nuevas tecnologías para sus publicaciones o implementar repositorios, que son modelo para muchas dependencias