Informe de Carlos Escalante Sandoval

La Facultad de Ingeniería amplió oferta académica

Abrió caminos promisorios en telemedicina, mecánica orbital, tráfico aéreo y monitoreo climático

El director. Foto: Francisco Parra.

Cada día, con el respaldo de su comunidad, la Facultad de Ingeniería (FI) construye su porvenir, se gana un papel en los escenarios nacionales e internacionales, asume su compromiso con la sociedad y apuntala su calidad educativa sin dejar de edificar su futuro”, apuntó su director, Carlos Escalante Sandoval.

Al rendir su informe de labores correspondiente a 2020, ante el secretario general Leonardo Lomelí, resaltó que, en suma, la FI es una entidad cimentada sobre bases sólidas y cuya comunidad es capaz de afrontar las condicionantes de su entorno y superarse a sí misma. “Nuestra Facultad avanza, nuestra Universidad responde”.

Subrayó que a pesar de la emergencia sanitaria, la instancia universitaria tuvo grandes logros, como la aprobación de la licenciatura en Ingeniería Aeroespacial y de tres especializaciones.

Con dicha carrera, la FI amplió su oferta académica y la coloca en el contexto internacional, al abrir un promisorio camino en campos emergentes como la telemedicina, mecánica orbital, sistemas especiales, control de tráfico aéreo y sistemas de monitoreo climático. Además de la aprobación de tres especializaciones.

Asimismo, durante el periodo que se informa, Ingeniería atendió una matrícula de 13 mil 349 estudiantes de licenciatura y mil 475 de posgrado, lo que implicó desafíos que pusieron a prueba la capacidad de la Facultad, misma que con esfuerzo y Foto: Francisco Parra. uso de la tecnología dispuso de esquemas más flexibles de aprendizaje, que a la fecha se siguen perfeccionando.

Sostuvo que no obstante los problemas que enfrentaron los alumnos, el rendimiento escolar fue en ascenso, al ubicarse en 81.1 por ciento, en comparación con semestres pares anteriores que osciló entre 76.1 por ciento y 78.1 por ciento.

En cuanto a la plantilla académica, mencionó que está conformada por 2 mil 360 integrantes: 264 profesores de carrera, 148 técnicos académicos, mil 390 de asignatura, tres profesores eméritos y 555 ayudantes de profesores.

Sobre investigación y desarrollo, expuso que los académicos se mantienen fortalecidos con una masa crítica de 59 integrantes que forman parte del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

El trabajo académico redituó en 285 productos científicos y tecnológicos, entre ellos la publicación de 168 artículos, 128 de ellos en medios arbitrados e indizados, cifra que superó lo realizado en años recientes, además de 102 intervenciones en foros y congresos y la solicitud de una patente. También se publicaron 23 libros y capítulos, así como 48 materiales didácticos destinados a fortalecer el trabajo a distancia.

Además de mantener vinculación con empresas y entidades académicas, en 2020 la FI intervino en proyectos orientados a la atención de la crisis sanitaria por la Covid-19, mismos que refrendan su responsabilidad social, entre ellos los relacionados con el desarrollo de metodologías, prototipos, insumos, equipo médico e infraestructura para mitigar la emergencia sanitaria en colaboración con otras instancias de la Universidad.

La incubadora de tecnología intermedia Innova UNAM, Unidad de Ingeniería, mantuvo su esfuerzo de respaldo y aceleración de nueve proyectos de base tecnológica ganadoras del premio Blis 2019, así como la participación de ATFIL, empresa incubada en la Facultad, que en alianza con la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México y la UNAM, contribuyó a la fabricación de mascarillas de protección y alta eficiencia N95, para abastecer al personal médico que atiende la pandemia.

Por otra parte, enfatizó una serie de retos para este 2021, entre ellos mantener la oferta de calidad, así como la continuidad académica a través de la educación en línea; fortalecer los apoyos estudiantiles para contribuir al mejoramiento de su desempeño escolar y sus posibilidades de egreso, además de recuperar el nivel de titulación, cuya cifra era de mil 600 por año.

Otros de los desafíos son mantener el ritmo de trabajo para culminar la auditoría de medio tiempo de los 12 programas acreditados internacionalmente conforme al marco de referencia 2018 del CASEI; obtener la acreditación con estándares internacionales del programa de Ingeniería en Sistemas Biomédicos, y también el aval internacional del sello europeo EUR-ACE para 12 programas de licenciatura.

Leonardo Lomelí consideró que este fue el balance de un año difícil para el país, la UNAM y la entidad; “sin embargo, es de celebrar que esta comunidad haya tenido avances significativos, a pesar de un escenario particularmente adverso, como el de los últimos meses”.

Reconoció que las metas trazadas por el director de la FI para 2021 hablan de la convicción de seguir adelante consolidando a una Facultad emblemática de la Universidad Nacional, y prepararla para enfrentar tiempos que son, sin lugar a dudas, exigentes en una coyuntura particularmente dificultosa, “pero que sabrá llevar a buen término, porque esta comunidad siempre se ha caracterizado por su capacidad para fijarse metas ambiciosas y alcanzarlas”.