En cada edición hay un distintivo

Los mundiales a través de imágenes

La’eeb, mascota de Catar 2022.

Desde el domingo pasado el mundo se volcó a hablar de futbol, como cada cuatro años, fanáticos y estudiosos incluirán en sus pláticas o temas de investigación abordar a selecciones de futbol, sedes o jugadores valiosos.

Sin embargo, a lo largo de 22 copas del mundo, desde su primera edición hace 92 años en Uruguay 1930 hasta Catar 2022, los elementos gráficos han sido fundamentales para el proceso de construcción de identidades, representar a los países anfitriones y atraer a los espectadores a este espectáculo deportivo.

Presentes en cuatro continentes, guerras, e innumerables hechos históricos, el mundial de futbol ha sido un eje más para analizar la historia de nuestra cultura. Los elementos gráficos elaborados en este contexto son referentes de épocas, ejemplos de estilos y tendencias visuales.

En cada edición munidalista hay algo representativo: símbolos, logotipos, carteles y las mascotas, las cuales “son muy distintivas justo para llamar al público, para que haya una sinergia entre éste y el mundial”, explicó Desireé Ibarra Rodríguez, licenciada en Diseño y Comunicación Visual de la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM.

A lo largo de los años, las imágenes han desempeñado un papel importante para transmitir ideas, técnicas, tendencias y el desarrollo de la época. Tres mundiales se celebraron antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial: Uruguay 1930, Italia 1934 y Francia en 1938, luego vendrían 12 años de ausencia hasta que la Copa del Mundo regresó a Brasil en 1950, donde el póster fue el principal elemento gráfico en ellos.

Fue hasta el Mundial de Inglaterra en 1966 que se presentó al león Willie como la primera mascota oficial, la cual se convirtió en el primer animal que portaba la playera de la selección y llevaba los colores del país sede.

De acuerdo con Iván Ramírez Gil, egresado de la carrera de Diseño y Comunicación Visual de la Facultad de Artes y Diseño, el Mundial de México en 1970 es un punto de inflexión no sólo en el diseño de carteles y logotipos con abstracción de figuras geométricas creados por el diseñador Lance Wyman y que marcaron un referente internacional en la imagen, también por ser el primer mundial en presentar a un humano como figura representativa, “en los siguientes tres mundiales fueron tres personajes niños: Juanito (México 1970), Tip Tap (Alemania 1974) y Gauchito (Argentina 1978).

De hecho, en el Mundial de Alemania en 1974 se levantó por primera vez el actual modelo de la Copa Mundial de Futbol, el diseño del escultor Silvio Gazzaniga destacó de entre 54 proyectos.

Cuatro años más tarde llegaría la incursión de la técnica de la animación con Naranjito al Mundial de España 1982, en el que la mascota no fue una persona ni un animal, sino un personaje animado.

La fotografía tomó protagonismo en el Mundial de México 1986, y Pique con su sombrero charro y atuendos característicos se volverían un estereotipo que sigue presente para representar al país.

Para despedir el siglo, en Francia 1998 se presentó a la mascota que ha sido las más popular y del que se desprendieron animación 3D y videojuegos, se trata de la figura de un gallo azul con los colores de la bandera francesa, denominado Footix, “es el mejor elaborado en cuanto a colores y ergonomía porque representa a un jugador lleno de energía y justo es lo que nos da los colores primarios. Estos colores crean pregnancia, entonces se nos queda”, mencionó Desireé Ibarra.

Y es que la imagen del mundial de futbol va acorde al contexto histórico, por ello, en las ultimas tres ediciones de Sudáfrica 2010 a Rusia 2018, las mascotas y gráficos representan una visión del mundo más incluyente, “en estos mundiales, el personaje que es mascota, ya no es uno que porta la playera del anfitrión sino porta una playera blanca, simplemente con el logo de la sede”, detalló Iván Ramírez.

En ese tipo de diseños también va incluido un objetivo social, ya que en la elección de los nombres de las mascotas, como el de Fuleco, la mascota de Brasil 2014, combinó las palabras Futbol y Ecología, y a pesar de que ese año, la mascota generó grandes ganancias, el animal en el que estaba inspirado, un armadillo nativo de regiones brasileñas, estaba amenazado de extinción. Por tanto, incluirlo como mascota del mundial ese año sólo buscó crear conciencia ecológica.

Finalmente, está La’eeb, jugador habilidoso en árabe y mascota del Mundial de Catar 2022, que va acorde al avance tecnológico actual ya que viene del metaverso de mascotas y representa a un turbante, típico de la cultura del país anfitrión. El personaje seleccionado está compuesto por elementos del Medio Oriente, incluso hubo un pequeño corto animado de presentación en el que retomaban todos los personajes pasados de los antiguos mundiales, “una animación de todos juntos reencontrándose con este nuevo personaje, ya no hay un constructo detrás de él para que la gente se incluya siendo un niño o alguna fruta, sino solamente es un ser inanimado, puede ser cualquier persona y quien sea se puede identificar con él”, expresó Ramírez Gil.

En ese contexto, el deporte más importante del mundo presenta una nueva cara cada cuatro años, una que va acorde con el interés político, social, económico y ahora también ambiental y tecnológico del mundo.

También podría gustarte