Arquero sin límites

Paralímpicos 2021, meta de Jaime Solís

Se ejercita día tras día en tiro con arco adaptado; buscará su clasificación en el Parapanamericano

Foto: cortesía de Jaime Solís.

Un accidente automovilístico que no acabó con su vida, pero sí con la movilidad de prácticamente la mitad de su cuerpo, y una pandemia no son suficientes para interrumpir los sueños de Jaime Solís Macías en el tiro con arco adaptado.

Su sueño principal tiene nombre y apellido: Juegos Paralímpicos Tokio 2021, un evento al cual buscará su clasificación en el Parapanamericano que ya lo tiene también en la mira y aguarda disciplinadamente, con entrenamiento día a día y adecuada alimentación en pleno confinamiento.

“Esos Juegos Paralímpicos serían la culminación de lo que he construido en muchos años. Lo que me motiva es que otras personas con mi discapacidad vean que es posible llegar hasta donde se quiera, que todo depende de la actitud con la que enfrentes las adversidades”, afirma el deportista auriazul.

Vía telefónica se le escucha con alegría y optimismo, dice que siempre le han gustado los desafíos y que llegar a donde está ahora no ha sido una tarea sencilla, pues padece cuadriplejía, no tiene movilidad en las piernas ni en los dedos de las manos luego de que pasó un año en el hospital y dos más en rehabilitación para tener nuevamente movimiento en la parte superior del cuerpo. “Para poder levantar un brazo tardé tres años, hay un trabajo enorme detrás: empeño, tenacidad, buenos hábitos de alimentación y esfuerzo. Hago mucho ejercicio, pero no sólo por gusto, sino por necesidad. De lo contrario, me cuesta más trabajo realizar acciones cotidianas como ir a la cama o vestirme”.

Cuando logró tener movilidad, Jaime Solís comenzó a practicar tenis adaptado y poco después se acercó al tiro con arco, cuando conoció a Gabriel Vera Franco, entrenador de esta disciplina en la UNAM, con quien comenzó a ejercitarse en ello.

Para tirar, Jaime utiliza una especie de guante con una estructura de metal con la que puede sostener el arco, mientras que para tomar la flecha y soltarla utiliza un gatillo de arco compuesto que se activa con un sutil movimiento de la quijada.

“Hay que hacer conciencia, las personas con discapacidad pueden viajar, hacer deporte o manejar un auto. Claro, de diferente manera, pero se puede”, subraya Jaime Solís, optimista en romper el prejuicio hacia la gente con estas condiciones.

También podría gustarte