Tercer informe de Fernando Lozano Ascencio

El CRIM afianza presencia internacional

El número de proyectos vigentes en este Centro es de 100

Destacada producción editorial. Foto: CRIM.

A 37 años de su fundación, el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias (CRIM) cuenta hoy con una comunidad de intelectuales e investigadores con presencia en redes académicas clave, quienes además gozan del prestigio local, nacional y global, apuntó el director de la entidad universitaria, Fernando Lozano Ascencio.

Al presentar su tercer informe de actividades 2021-2022, indicó que al CRIM lo conforma una comunidad diversa y plural integrada por 22 técnicos académicos; 55 investigadores, otros tres con adscripción temporal y uno del Programa de Investigadoras e Investigadores por México del Conacyt. De este conjunto, 56 pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), uno de ellos es emérito, seis son nivel III, 18 pertenecen al II, 21 al I y 10 más son candidatos.

También indicó que durante el periodo que se informa, se contó con la participación de 15 posdoctorantes, 12 de ellos con beca de la UNAM y tres con subvención del Conacyt; además de la colaboración de siete posdoctorantes vigentes, dos de los cuales son candidatos al SNI.

Ante la coordinadora de Humanidades, Guadalupe Valencia García, expuso que el número de proyectos vigentes en el CRIM es de 100. De éstos, 79 desarrollados con financiamiento del Centro, a través de su presupuesto anual; los 21 restantes recibieron recursos de la UNAM: ocho de ellos financiados por el programa Papiit; cinco con financiamiento de dependencias gubernamentales, federales y estatales; cuatro con organismos y universidades internacionales; y tres más con fondos del Conacyt.

Lozano Ascencio informó que la comunidad académica publicó 18 libros autorales y coordinados, 64 capítulos de libro, 61 artículos en revistas arbitradas, 19 de divulgación y siete colaboraciones en memorias y congresos.

Resaltó que académicos del CRIM recibieron premios y distinciones por sus contribuciones, así como el reconocimiento altamente elogiado en el International Green Gown Awards 2022, patrocinado por la ONU, y por el Programa de Manejo Integral de Residuos Sólidos Universitarios con Enfoque Basura Cero del campus Morelos de la UNAM.

Además, dijo que fueron informados por parte de la Dirección General de Atención a la Comunidad sobre la renovación del Distintivo Ambiental Oro, gracias a su labor en materia de uso de energía, consumo responsable de agua y manejo de residuos, cuya entrega se hará antes de que concluya este año.

Destacó que en octubre pasado se aprobó la creación del nuevo Programa de Estudios sobre Desigualdades, “gestado desde la mirada de diversas disciplinas, con el fin de describir, comprender y explicar las distintas situaciones desfavorables que enfrentan las personas en el país y sus regiones, además de ser un instrumento en el análisis, evaluación y diseño de acciones públicas encaminadas a reducirlas”.

El número de convenios vigentes se incrementó a 58. De éstos, 40 nacionales: 15 con dependencias de la UNAM, 16 con entidades académicas y gubernamentales del estado de Morelos, y nueve más con instituciones académicas y gobiernos de Ciudad de México, Guerrero, Michoacán, Tamaulipas, Guanajuato, Chiapas y Quintana Roo. Los 18 restantes, de carácter internacional, se firmaron con organizaciones y universidades de Argentina, Corea del Sur, Costa Rica, España, Francia, Marruecos, Noruega, Reino Unido, Rumania, Sudáfrica y Venezuela, detalló.

Manifestó que la Coordinación de Biblioteca y Servicios Digitales de Información del Centro diversificó e incrementó sus actividades, sobre todo ahora que se avecina la mudanza del acervo al nuevo edificio. Asimismo, realiza la digitalización de la producción editorial del CRIM, un proyecto ambicioso cuya finalidad es poner a la disposición del público, en acceso abierto y gratuito, la totalidad de la producción editorial lograda en los 37 años de existencia de esta entidad.

Como parte de edificación de la nueva biblioteca, se constituyó la Comisión de Restauración Ecológica, que tiene como propósito diseñar un proyecto en la materia que contemple, entre otras cosas, la colocación de jardineras para polinizadores y la plantación de árboles propios de bosque seco, apuntó.

Finalmente, agradeció a la administración central por el apoyo y el compromiso recibido, así como a la comunidad del CRIM por su trabajo y colaboración en el proceso de consolidación y buen funcionamiento de la entidad.

Por su parte, Guadalupe Valencia García felicitó a la comunidad del Centro por este extraordinario año de trabajo, e indicó que el retorno a las actividades en el CRIM, como en la Universidad en general, tras el confinamiento por la crisis sanitaria, no ha sido fácil, pero es un regreso comprometido por parte de sus integrantes que están entregados a su tarea, ya sea académica, técnica o administrativa.

“El CRIM es una de las instancias más consistentes en el Subsistema de Humanidades, con un crecimiento sustantivo en docencia, posgrado y educación continua, lo cual es de reconocer”, prosiguió.

Por último, puntualizó que el reconocimiento al Programa Basura Cero del campus Morelos debería replicarse en todas las dependencias de la UNAM, “es realmente un ejemplo a seguir en pro del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático”.