Encuesta de Universo de Letras

Leer y escribir, experiencias

Conoce cómo y por qué lo hacen alumnos de bachillerato y licenciatura

Cuando leo… “Realmente no leo, las imágenes se vuelven claras y veo pasar las aventuras, todo se llena de sentimiento y una inexplicable aura envuelve el ambiente. No leo, lo vivo”. Cuando leo… “Me siento libre”.

Cuando escribo… “Libero lo que siento y me hace sentir mejor; es la manera más hermosa de expresarme”. Cuando escribo… “Me encuentro”.

Estas son algunas de las respuestas que arrojó la Encuesta sobre prácticas de lectura y escritura de la comunidad estudiantil de la UNAM, un estudio inédito de la Coordinación de Difusión Cultural (Cultura UNAM) llevado a cabo por el Sistema Universitario de Lectura Universo de Letras, con el objetivo de conocer mejor qué, cómo y por qué leen los alumnos de bachillerato y licenciatura, y qué hacen con lo leído, cómo y dónde lo comentan y lo comparten.

“En Universo de Letras pensamos que necesitábamos conocer mucho mejor qué era lo que estaban haciendo los jóvenes con la lectura, con la escritura, qué les gustaba, si lo compartían, en fin, todo esto que de repente a uno se le olvida preguntarles. Uno asume que los jóvenes pueden estar leyendo tal o cual cosa, lo que nosotros quisimos fue conocer con quiénes estamos trabajando para poder crear mejores programas para ellos”, explicó Imelda Martorell, coordinadora del estudio y de Universo de Letras.

En abril y mayo de 2019 fueron encuestados mil 640 alumnos de preparatorias, CCH, FES, escuelas y facultades, y los resultados hablan de un gusto amplio por la lectura y la escritura entre la comunidad, tanto con fines académicos como de esparcimiento. El 54 por ciento de los participantes respondió que les gustaba leer mucho o bastante. Incluso, 73 por ciento aseguró que se alegra cuando recibe un libro como regalo y 56 por ciento dijo que leer es uno de sus pasatiempos favoritos.

“No nos enfocamos en saber cuánto tiempo leen o cuántos libros leen, no era nuestro objetivo, pero es un hecho que los jóvenes están leyendo más. Nos estamos dando cuenta que ahora leen permanentemente porque tienen todos los aparatos digitales a la mano: celular, tableta, en fin, todo el tiempo están leyendo y escribiendo”, agregó Martorell.

En el apartado sobre nuevas tecnologías, se comenta que debido a éstas hay una reformulación de las prácticas de lectura y escritura, ya que se están volviendo “hipertextuales, fragmentarias e interactivas”.

Al comparar la lectura en formato impreso contra digital, destaca que 95 por ciento todavía prefiere leer libros en papel –aunque muchos pensaban que el libro iba a desaparecer con todas estas cuestiones digitales– y a 75 por ciento les gusta más en el caso de revistas, mientras que 65 por ciento usa preferentemente medios virtuales para enterarse de noticias y 60 por ciento para acceder a artículos informativos, es decir, la mayoría de los alumnos combina ambos formatos de manera cotidiana.

Al respecto, Anel Pérez, coordinadora académica de dicha indagación y secretaria técnica de Vinculación de Cultura UNAM, destacó que un valor de la encuesta fue adecuarse a las prácticas de lectura actuales. “Las nuevas tecnologías permiten otras formas de leer, que no quieren decir que lo hagas más o menos, sino que leas diferente. No solamente son libros, ahora puedes leer blogs, críticas o partes de libros, y eso no te hace un mal lector. Un mejor lector no es quien lee los textos como los leíamos antes, en impreso y completitos, no, ahora hay otras formas”.

Entre los resultados destacados del sondeo está el que existe una relación relevante entre el gusto por leer y el gusto por escribir; 80 por ciento de los encuestados así lo expresó, y 70 por ciento dijo que suele escribir a partir de lo que lee algunas veces e incluso muy frecuentemente.

“Con toda esta tecnología con la que ellos ya nacieron, todo el día escriben”, comenta Martorell. “Cuando ellos envían un Twitter o un WhatsApp ya están haciendo un proceso de escritura. Muchas veces ni cuenta te das porque lo haces todos los días, pero incluso es como un diario, los jóvenes que están en Instagram y Facebook van haciendo una especie de historias a través de todas estas redes sociales”.

Universo de Letras tiene entre sus objetivos “crear comunidades de jóvenes que lean, escriban y dialoguen” sobre sus lecturas. La indagación demostró que este es un ejercicio común entre los alumnos ya que la mayoría reconoció compartir recomendaciones, puntos de vista y experiencias al respecto. El 77 por ciento consideró que es posible construir comunidad por medio de la lectura, y entre éstos, 54 por ciento dijo hacerlo con miembros de su familia y 45 por ciento con sus amigos.

“Esto nos parece importante porque van creando comunidades lectoras, que nosotros justamente es lo que hemos querido formar en estos cinco años que lleva trabajando Universo de Letras”, indicó su coordinadora.

Profesores

En el apartado del estudio dedicado a lo que impulsa a los estudiantes a leer y escribir destaca que la mayoría, 65 por ciento, afirmó que su principal influencia son sus maestros. Por ello, comentó, otro de los propósitos era apoyar a los profesores para que conozcan mejor a sus alumnos mediante sus lecturas. “Que ellos también lean lo que los chicos están leyendo para que puedan tener mejor acercamiento y comunicación, y que los jóvenes se sientan integrados”.

La Encuesta sobre prácticas de lectura y escritura de la comunidad estudiantil de la UNAM fue presentada en la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara en formato de libro que, además de incluir los resultados explicados de manera sencilla con la ayuda de gráficas, tiene el cuestionario completo que se aplicó y fotografías de estudiantes que lo respondieron.

“Editorialmente tiene cosas muy buenas. Viene un apoyo para la lectura de las gráficas, porque luego es difícil interpretarlas, está pensada en un lector que quiere entender y eso ayuda mucho. Además, al final está el instrumento que aplicamos, pueden verse las preguntas que hicimos. Y otra cuestión son las fotos de los encuestados, eso le quita el anonimato y que sean sólo un número, vienen las caras, y son reales”, expresó Anel Pérez.

Las universitarias consideran que el estudio ayudará a replantear y mejorar las acciones que se realizan en el Sistema Universitario de Lectura, y esperan que su alcance no se quede sólo en la Universidad Nacional, sino que también sea aprovechado en otras escuelas y universidades. De hecho, los resultados completos se subirán a la plataforma de Universo de Letras para quien desee consultarlos.

También podría gustarte