Homenaje póstumo a la emérita

María Teresa Gutiérrez, universitaria ejemplar

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Llevará su nombre el edificio principal del Instituto de Geografía

Guadalupe Lugo, 28 de junio de 2018

Foto: archivo Gaceta UNAM.

Para conmemorar el 75 aniversario del Instituto de Geografía, el edificio principal de esa instancia universitaria llevará el nombre de una de las académicas más reconocidas en la disciplina que ha tenido México, María Teresa Gutiérrez de MacGregor (Ciudad de México, 1927-2017), investigadora emérita de esa entidad, de la que fue directora por dos periodos.

Su actual titular, Manuel Suárez Lastra, recordó que la especialista en geografía urbana y geografía de la población también fue doctora Honoris Causa por la UNAM, entre muchos otros reconocimientos. Además de “una persona espectacular y, en todos los sentidos, un ser humano ejemplar”.

Heredó muchísimo conocimiento acumulado a través de los años. Gran parte de éste se encuentra plasmado en una vasta colección de volúmenes, capítulos de libro, artículos y mapas, mientras que otra porción de ese saber lo transmitió a quienes fueron sus alumnos, y a aquellos que tuvieron la oportunidad de escucharla hablar; de platicar con ella, convivir y aprender.

En el pensamiento de la doctora María Teresa Gutiérrez de MacGregor “había un circulo virtuoso asociado a la búsqueda de la excelencia personal, que no podía más que traducirse en beneficio de la disciplina geográfica de nuestra Universidad y del país. Además, consideraba que la excelencia se alcanza sólo haciendo aquello que nos hace felices”.

Líder académica

En el homenaje a la decana del Instituto, pionera en la elaboración de mapas para el estudio de la distribución del desarrollo poblacional en México durante los años 70, también los exdirectores Román Álvarez Béjar, José Luis Palacio Prieto, Irasema Alcántara Ayala y José Omar Moncada Maya, así como el académico Jorge González Sánchez, resaltaron su trayectoria.

En el Auditorio Francisco Díaz Covarrubias se rememoró su gusto por la pintura, la música, el baile, el canto, el ciclismo de montaña, los museos y los viajes, esenciales en su vida. “Todo en su conjunto le permitió mantener una actitud vital”, dijo Jorge González Sánchez.

José Luis Palacio Prieto expuso que fue precursora y destacada en el campo de su especialidad, en el que siempre contó con el reconocimiento de la comunidad internacional.

Irasema Alcántara indicó que “entre la vocación inevitable de la ciencia y el gozo creativo de las humanidades, las inclinaciones de la doctora MacGregor la llevaron a compartir con todo el mundo sus conocimientos, dedicación, paciencia y amor por la geografía. Alegre e incansable, continuó siempre su investigación por medio del trabajo tenaz”.

Para José Omar Moncada era una “académica seria y también un ser con un gran sentido del humor, a quien le gustaba cantar. Me quedo con la imagen de una mujer que respetó muchísimo a su institución, su alma mater, que amó a su Instituto de Geografía al que dedicó 68 años de su vida y su compromiso, algo que debemos imitar”.

Fuera de programa, Raúl Cremoux evocó la amistad que lo unió a Gutiérrez de MacGregor, a quien conoció en 1967 en París, donde vivieron el mayo francés.