Ellas saldrán a las calles y lucharán: Leticia Bonifaz

“De prohibirse el derecho al aborto, las mujeres acudirían a la clandestinidad”

Estados Unidos se había mantenido a la vanguardia y ahora va a quedar rezagado

De darse la revocación del derecho al aborto no sólo se verían afectadas las mujeres estadunidenses. En la práctica, ¿quiénes van a acudir al aborto clandestino? Lo más probable es que sean las mujeres más vulnerables, como las afrodescendientes y las latinas, y padecerán para conseguir los analgésicos indicados, porque la mayoría de los abortos son medicamentosos. “Lo que haces cuando prohíbes es mandarlo a la clandestinidad, pero las mujeres no dejan de abortar. Las que están decididas a hacerlo, lo harán, sólo que ahora con riesgo de su propia salud y vida”, afirma Leticia Bonifaz, académica de la Facultad de Derecho.

En el sistema estadunidense, explica la especialista, la fuerza del precedente es muy importante. En el país del norte no cambia la Constitución como en todos las naciones donde, si se quiere establecer un derecho, ésta se cambia. Ese país interpreta su Constitución, antiquísima y la única que han tenido, y es el poder judicial el que le va dando contenido.

En 1973 se presentó un caso de aborto, y ahí la Corte se pronunció porque sí se diera. Lo grave es que hoy, por un precedente, también se puede modificar; es decir, el cambio se hace por la vía de los jueces, no por la vía de los legisladores, porque la interpretación que dicen ellos es la constitucional.

“El problema es cómo está conformada actualmente la Suprema Corte en donde hay una mayoría nombrada por los republicanos, con una mujer que designó Trump. En ese momento se perdió el equilibrio y ahora los conservadores tendrían una mayoría”, señala en entrevista con Gaceta UNAM.

Estados Unidos se había mantenido a la vanguardia y ahora va a quedar rezagado. ¿Cuál será la reacción de las propias mujeres de esa nación?, porque el mapa, de acuerdo a las últimas elecciones, muestra una parte conservadora en el centro y las costas más liberales, expone la experta ante el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de la ONU (CEDAW por sus siglas en inglés).

“Hay que visualizar dónde ganó Hillary Clinton, por ejemplo, dónde ganó Obama, y qué ganó Trump en su momento. Entonces, el tema es que sólo va a afectar a Estados Unidos y Puerto Rico y, seguramente, las mujeres estadunidenses vendrán a México a los lugares de la frontera donde se podrá realizar (el aborto) sin consecuencias”.

América Latina

La especialista en procuración de justicia y derechos humanos, indica que en América Latina existe Marea Verde, a favor del aborto, pero también hay grupos antiderechos promovidos por la iglesia evangélica con fuerte presencia y actividad en Brasil y Ecuador. “Yo siento que en América Latina, como en Estados Unidos, están los dos (movimientos), desafortunadamente. En EU la representación en la Suprema Corte ahorita tiene un equilibrio mayor para los que fueron nombrados por los republicanos”.

Las mujeres van a tomar las calles, lucharán por sus derechos y, tal vez, promoverán una enmienda constitucional para que ya no quede a interpretación. “Ahora que está la presidencia en manos de demócratas, vamos a ver qué sucede, pero yo creo que estamos viendo lo inimaginable: Estados Unidos se podría quedar en una posición más atrás que México”, opina.

En cuanto a nuestro país, no hay riesgo porque la Suprema Corte de Justicia mexicana ya despenalizó el aborto, prácticamente en todo el país, y la diferencia es que Estados Unidos no forma parte de ningún tratado, ni del CEDAW, no ha firmado casi ningún acuerdo internacional sobre derechos humanos. A ellos no les obliga la progresividad en materia de derechos como la tenemos en México, estima.

En resumen, la académica expone que en México sería imposible un retroceso en la materia porque se tiene en el artículo 1° de la Constitución la progresividad de los derechos, un derecho ganado que no puede retroceder, y Estados Unidos no, porque carece de convenciones internacionales que los protejan como a nosotros. “El rezago del Estados Unidos pareciera algo inimaginable. Lo que sigue es que las mujeres de allá no sólo tomen las calles, sino que busquen cambiar su constitución”.

También podría gustarte