Recibió la Medalla Salvador Toscano en 2012

Muere Jaime Humberto Hermosillo

Fue uno de los primeros egresados del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, ahora Escuela Nacional de Artes Cinematográficas, obtuvo el Ariel a Mejor Director por La pasión según Berenice y Naufragio

El director mexicano Jaime Humberto Hermosillo, una de las figuras emblemáticas del cine mexicano de los años 70 y 80, falleció el lunes 13 de enero. A lo largo de su carrera, Hermosillo se caracterizó por hacer de su cine un constante desafío a las convenciones sociales y una ventana a la sexualidad escondida por ciertos códigos morales.

Hermosillo nació el 22 de enero de 1942 en Aguascalientes y fue uno de los primeros estudiantes del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), ahora conocido como la Escuela Nacional de Artes Cinematográficas (ENAC). Asimismo, fue uno de los fundadores de la Muestra de Cine Mexicano en Guadalajara, que a la postre se convirtió  en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).

En total, el docente de la Universidad de Guadalajara dirigió más de treinta largometrajes, entre los que destacan: La verdadera vocación de Magdalena (1972), Matinée (1977), Amor libre (1979), El corazón de la noche (1984), Intimidades de un cuarto de baño (1991), La tarea (1991), entre otros.

“Fue un director que rompió no sólo con algunas de las reglas establecidas del lenguaje cinematográfico, filmó mucho en plano secuencia, planos muy largos donde mueve la cámara y te cuenta diferentes acciones desde el movimiento y no de los cortes, es una parte muy brillante de su carrera. Temáticamente es muy potente, echando en cara la hipocresía de las clases medias mexicanas, nos hace visitar los lados más oscuros de nuestra sociedad, lo que esconden esas falsas cortesías que tiene la clase media mexicana”, comentó en entrevista para la Gaceta de la UNAM Hugo Villa, director de actividades cinematográficas de la UNAM, sobre el estilo y la importancia del cine hecho por Jaime Humberto Hermosillo.

Villa subrayó la constancia que mostró el realizador en su carrera, algo atípico en aquellos cineastas que iniciaron su trabajo en los años 70: “En una etapa en la que se hablaba de la falta de continuidad como un mal endémico del cine mexicano, sobre todo de directores que iban por el cine de autor, Jaime Humberto logra filmar entre su primera película a inicios de los 70 y la última por ahí de los dosmiles, hace poco más de 30 largometrajes. Una continuidad sorprendente para este tipo de cine y esa calidad de director.”

A lo largo de su carrera, Hermosillo obtuvo 6 premios Ariel, el galardón más importante otorgado por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas. Los primeros dos (Mejor Dirección y Mejor Guión Cinematográfico) llegaron en 1977 por su trabajo en La pasión según Berenice, un año después repetiría el doblete por Naufragio.

Posteriormente, en 1984, recibió otro Ariel al Mejor Guión Cinematográfico por el libreto de Las apariencias engañan. El último llegó en 1996 por el guión de De noche vienes, Esmeralda. Además, en 2012 la Cineteca Nacional, la Fundación Carmen Toscano y la AMACC le otorgaron la Medalla Salvador Toscano al Mérito Cinematográfico.

“Júbilo y entusiasmo me provoca el hecho magnífico de recibir esta distinción que lleva el nombre de un pionero del cine”, apuntó Hermosillo al recibir la presea, además, agregó, que esperaba el premio encendiera “una luz sobre mi persona y mi obra, estoy muy orgulloso y si siento que me lo merezco”.

“Jaime Humberto Hermosillo formó parte de la generación de directores del cine mexicano que en los años setenta, significó un intenso cambio formal y temático para una industria fílmica funcional pero anquilosada en sus propuestas. A la par que Arturo Ripstein, Jorge Fons, Felipe Cazals y Paul Leduc, entre otros, Hermosillo sorprendió con obras como La pasión según Berenice o Naufragio. Cuando vino el fin de esa época, a causa de un progresivo desmantelamiento del cine de producción estatal, Hermosillo encontró en el cine independiente y la producción en cooperativa su válvula de escape. Las apariencias engañan y María de mi corazón (1979), se realizaron en este esquema. Modelo de producción que ha sido, si no el más óptimo, si el que más le ha funcionado al cineasta para expresarse sin más barrera que la de su imaginación”, apuntó la Cineteca Nacional en un comunicado distribuido previo a la ceremonia de la Medalla Salvador Toscano en 2012.

Amigos, familiares y compañeros del gremio cinematográfico recordaron al cineasta hidrocálido en diversas redes sociales, destacando la importancia de su figura para la historia del cine mexicano y su espíritu combativo y rebelde como artista.

“Falleció mi maestro –uno de los grandes y una de las persona que transformó la cultura fílmica en Guadalajara–. Jaime Humberto Hermosillo siempre un hombre digno, valiente, transgresor y coherente. Ver La pasión según Berenice me hizo creer que se podía ser cineasta en provincia”, expresó Guillermo del Toro a través de sus redes sociales.

El cineasta Julián Hernández, también egresado del CUEC, rememoró en Twitter al maestro Hermosillo: “Me informan que ha muerto Jaime Humberto Hermosillo, uno de los más importantes cineastas nacidos en México. Siempre transgresor e irreverente. Una gran pérdida.”

“Al maestro Jaime Humberto Hermosillo le debemos una de las películas más valientes e irreverentes de la cinematografía nacional, un filme fundamental para comprender el cine LGBTTTIQ mexicano y por el cual siempre le recordaremos”, mencionó el realizador Alejandro Zuno.

La Filmoteca de la UNAM presentó el año pasado en la edición 34º del FICG una restauración de Doña Herlinda y su hijo (1985), uno de los trabajos clave en la filmografía de Hermosillo. El cineasta aseguró durante la presentación la restauración era “uno de los mejores regalos que me han dado en mi vida. Siempre será muy triste que un trabajo fílmico, incluso escrito, se pierda, y la fragilidad de los medios cinematográficos es una amenaza.“

“Nos alegró mucho participar (en la restauración). El dueño de los derechos es Claro Video, ellos habían comenzado a trabajar con un par de copias que se encontraron aquí en la Filmoteca, nos las pidieron. Esas copias habías sido ampliadas a 35 mm porque originalmente se filmó en 16mm. Estaba muy maltratada la imagen, así que hicimos una segunda búsqueda y encontramos, afortunadamente un duplicado del negativo original en 16mm que nunca se había proyectado, estaba limpísimo”, rememoró Hugo Villa, director de Filmoteca, sobre el proceso de restauración de Doña Herlinda y su hijo.

“Esto permitió que el grano no afectara la imagen en la versión digital. La presentamos en el Festival Guadalajara, porque la iniciativa en parte fue de ellos, la presentamos con Jaime Humberto en la sala, él nunca había visto la copia y eso nos daba mucho miedo, porque podía salir furioso de la restauración. Pero, al salir, dijo que nunca había visto la película de manera tan limpia y transparente”, concluyó Villa.

La institución universitaria planea un ciclo/homenaje a la filmografía de Jaime Humberto Hermosillo, próximamente se darán a conocer programación, fechas y horarios de las actividades.

También podría gustarte